EL PODER DEL PENSAMIENTO

Decimos que los pensamientos se anteceden a los hechos, esto está claro, primero pensamos y luego ejecutamos lo que hemos pensado.

También reconocemos el poder de la mente.

La mente es como una sustancia, casi diríamos como una onda electromagnética generada por el cerebro humano cuyos átomos tienen cargas eléctricas, dinamizadas — sino simplemente ver los encefalogramas—por el sentimiento, que también es otra sustancia, y que los dos elementos concluyen siendo la conciencia de cada ser humano.

Cada hecho que producimos provienen de esos dos elementos: mente y sentimiento; la mente es el vehículo, el sentimiento es el motor, la energía.

Cuando nosotros escuchamos por radio, o vemos por televisión o de un vecino que nos dice que un empresario o banquero hizo una maniobra no buena para beneficiarse con unos millones de pesos o dólares, las gentes lanzan un rosario de palabras condenando ese hecho y a la vez toda clase de denuestos por el hecho y también para el ejecutor, con nuestra actitud (también negativa desde el sentimiento) lo que estamos haciendo es fortalecer ese campo o clímax de tenor negativo, favoreciendo a la prosecución de los hechos para otros actos similares.

Pero si analizamos en paz, vemos que el ejecutor / res, realizó ese hecho porque estaba viviendo en una atmósfera proclive para esa clase de falta o delito, lo que denominamos «momentum», egregora o clímax de tenor negativo.

No vamos a descubrir ahora el poder de la oración hablada como también el pensamiento en silencio, por eso sugerimos que cuando nos encontramos con estos hechos negativos no nos asociemos a los improperios de nuestros circunstancial vecino o al escuchar por radio o ver por televisión, sino rechazar mentalmente o con palabras habladas toda manifestación negativa y poniéndonos en positivo, orar en voz o en silencio, con un texto acomodado a las circunstancias, mas o menos así

YO SOY rechazando las manifestaciones sin Luz de esta persona (o esta noticia si es por radio o TV), yo solo acepto y manifiesto Paz, Amor, Verdad, Perdón y Misericordia para estos hechos. Amado YO SOY , Amado YO SOY, amado YO SOY.

Con esto seguramente no estaremos energizando las manifestaciones del clímax que estamos viviendo, y si todos hiciéramos lo mismo mucho antes de lo que pensamos se habrá cambiado todo y habremos entrado en una senda de paz, progreso y armonía.

No pensemos que si yo hago y los demás no hacen, esto no cambia, pero menos va a cambiar si en vez de pedir ayuda a la Divinidad fortalecemos el clímax negativo.

Además es Ley Universal que la demanda (nuestro pedido) exige una respuesta.

La Ley de Dios nunca falla.

El pensamiento y el sentimiento.

En Química se denomina precipitación a una reacción en la cual intervienen dos o mas elementos, que al mezclarlos, de la misma reacción deviene una tercera condición.-

En la Alquimia, ciencia quimérica de la antigüedad se buscaba la transmutación de los metales en oro.-

La precipitación de que hablamos ahora y con sentido metafísico es una verdadera alquimia, pero de los elementos en su estado original en el gran almacén del Universo y como por arte de magia , como un ilusionista humano que realiza esas transformaciones físicas con elementos físicos precipita algo nuevo y mejor. No, ahora estamos hablando de otra cosa mucho mas importante.-

La alquimia metafísica trata de transmutar todo lo malo que hay en el ser humano en bueno, positivo. Es lo que debe hacer el ser humano para transformarse en un Maestro Ascendido, los cuales ya no actúan más regularmente en este plano sino en el plano metafísico.-

Esa transformación o transmutación que hacen los Maestros Ascendidos, por ejemplo, mediante un deseo y una fuerte voluntad de Bien, atrae los elementos con la mente y se precipita en el plano visible. En todo esto el factor decisivo es el sentimiento.

La Precipitación es una de las actividades de menor importancia en la Gran Verdad del Ser, ésta como dijimos viene del Suministro Universal Omnipresente y existe en todo lo que nos rodea, uno lo lleva a cabo cuando lo dirige o impulsa su Dios interior.

Tanto mas intenso es el sentimiento dentro del deseo de realizar, más rápido se cumplirá ese deseo.

Pero ese deseo puede estar teñido de negativismo, de maldad, de odio, haciéndolo así, el resultado será la discordia, la obstrucción, el fracaso.-

Dios creó la Perfección y la revistió e invistió en cada hijo de su creación con el mismo Poder, nos creó a su imagen y semejanza, y la única razón por la que no somos su imagen es porque no usamos la autoridad Divina. (Gen.l:26) .

Mientras no se esté derramando paz, bendición a toda la Creación, no se está cumpliendo la Ley del Amor, no significa esto que todos seamos sacerdotes de las iglesias, sino llevar y expresar a Dios en nuestro andar. Esto es así porque no nos reconocemos como lo que en realidad somos: Templo de Dios Viviente; y que este reconocimiento debe ser mantenido constantemente y eternamente y no a ratos o según nuestras conveniencias circunstanciales .-

En la actualidad la Humanidad corre de un lado a otro sin saber lo que busca y cuando a alguien se le extiende al alcance de sus manos lo que necesita para su paz no se acerca para recibirlo. La persona prefiere lo que entiende y decide.

Esto es una muestra del egocentrismo en que vivimos los humanos, y así seguiremos hasta que comprendamos y aceptemos que para que entre el Bien en el corazón y en nuestro mundo y nuestras vidas , debemos encontrar a Dios, que es el Dador de todo Bien.

Esto nos recuerda la anécdota de un peregrino, en la India, que iba caminando y recorriendo pueblos hasta que acertó pasar frente a una casa que tenía la apariencia de un Ashram habitada por un santo, éste le preguntó al peregrino.

–¿Estas cansado?, ¿Hacia dónde te diriges?

–Voy a la Meca.

–¿Y a qué vas a la Meca?

–Quiero encontrar a Dios .—le aclaró.

–Hijo mío, por qué vas tan lejos, si Dios está dentro tuyo.- fue la respuesta.-

Hemos hablado de la precipitación, pero para que ello ocurra hay dos factores que indispensablemente tiene que estar presente: el pensamiento y el sentimiento. Lo que uno piensa y siente (de sentimiento) lo atrae a la forma.

En lo que medites en ello te conviertes.- Donde está tu pensamiento ahí estás tú.-

Realmente esto es el uso y la práctica de la visualización . Pero para que esto ocurra el corazón ser debe vibrar en Amor, Alabanza al Creador y mantener su pensamiento y sentimiento en positivo con respecto a la salud, la Verdad, la Prosperidad, la Paz, el Suministro Divino (el Dios proveerá), la Libertad y cualquier cosa que sea necesario para el uso de cada uno.

Si constantemente sostenemos en nuestra conciencia el pensamiento y el sentimiento, se manifestarán indefectiblemente en el plano físico, porque está en acción eternamente la Gran Ley de Atracción Magnética .

Hay una condición que tenemos que comprender, no en el sentido de la lectura, en nuestra carne, en nuestra sangre, sino en la parte interna, de nuestros pensamiento y sentimientos.

Somos hijos de Dios, creados a su imagen y semejanza, y de la misma manera que un naranjo da por fruto una naranja, nosotros tenemos que asumir ESA responsabilidad, ese deber y ser co-creadores con Dios.

Analicemos más profundamente esta cuestión.

Si discutimos con un vecino, nuestras palabras no salen autogeneradas de la boca, sale porque las pensamos, y si hemos pensado en discordia es porque sentimos así: en discordia. Ambos atributos o facultades forman en realidad nuestra conciencia.

Volvamos al vecino; hemos discutido. ¿Pero qué es una discusión?. Un intercambio de palabras agresivas, ¿De dónde salen?. De nuestra falta de Amor, armonía, colaboración, amistad.

¿ Cuál puede ser el resultado?, odio, rencor, discordia, desastres, fracasos.

Ese mundo individual lo hemos creado nosotros para nosotros mismos.

La pregunta es: ¿Somos tan ciegos como para no darnos cuenta que estamos creando un mundo así?

Mientras uno detiene y mantiene sus pensamientos y sentimientos en esa calidad, no podemos esperar otra cosa que el cumplimiento de la Ley de Causa y Efecto, y estaremos forzando a que esas condiciones entren en nuestras experiencias de vida.

Hemos hablado de un vecino, que vale como ejemplo, si trasladamos eso a la manera de vivir en nuestra ciudad, nuestra nación, el resultado es un mundo de discordia.

Las situaciones negativas en negocios, en relaciones de cualquier actividad, viene a nuestra vida y mundo, a través de nuestros pensamientos y sentimientos. Entonces ¿Cuál es el medio para que nuestra vida sea un jardín florido con trinos de pájaros? Es ejercitarnos con la voluntad en cada acto por simple que sea, pensar en bien. Como consecuencia se obra bien. Así de simple.

Entre las actividades humanas un aspecto muy descuidado es el del sentimiento.-

Para que los pensamientos se conviertan en cosas hay que magnetizarlos con el sentimiento, este es motor que le da fuerza para que tome la forma que uno quiere.

La Abundancia No Se Adquiere, Se Sintoniza

La abundancia no es algo que nosotros adquirimos; es algo que nosotros sintonizamos.

¿Qué es la abundancia?

La abundancia es un estado del ser. La abundancia es el estado en el cual sientes que tienes todo lo que quieres. Es un sentimiento activo, una emoción. La abundancia está en tu humor vibratorio, la abundancia está en tus emociones diarias. La abundancia es parte de tu integridad y está en tu mente, cuerpo y espíritu. La abundancia no es una cuenta en dólares o cosas materiales como mucha gente piensa.

¿Qué es la pobreza?

La pobreza también es un estado del ser. Pobreza es el estado de carecer de lo que quieres. Pobreza es el estado de resistencia para tener lo que quieres. Es un sentimiento activo, una emoción. La pobreza está en tu humor vibratorio, la pobreza está en tus emociones diarias. La pobreza es parte de tu integridad y está en tu mente, cuerpo y espíritu. La pobreza no es la ausencia de dinero en tu cuenta bancaria o cosas materiales como mucha gente piensa.

Si, la abundancia y la pobreza son estados del ser. Están en nuestras creencias, pensamientos y emociones. Por eso es que hay algunas personas que no tienen muchas cosas materiales y son felices, tienen abundancia en sus vidas porque ellos creen y sienten que tienen todo lo que ellos quieren; por otro lado, podemos ver algunas personas que tienen muchas cosas materiales y se rodean de lujos y están quejándose todo el tiempo porque no tienen suficiente. Este tipo de personas no tiene abundancia en sus vidas aun cuando ellos tienen todas las cosas materiales que quieren.

Siendo que la abundancia y la pobreza son estados del ser, podemos crearlas a través de nuestro humor vibracional, de nuestras emociones o estados de ánimo.

¿Qué estas creando diariamente?

Si te estás quejando de la falta de dinero y diciéndote a ti mismo y a los demás que es muy difícil tener dinero, o que el dinero es un problema, estos sentimientos están bloqueando la abundancia y estas creando más pobreza. Pero tú puedes crear lo que quieras.

¿Qué quieres crear, pobreza o abundancia?

Somos creadores y creamos cosas de adentro hacia afuera. La abundancia es una emoción, la emoción de tener todo lo que quieres sin importar las circunstancias.

Quizás estas pensando: Es fácil de decirlo, pero es muy difícil cuando tienes deudas y no tienes dinero para pagar las cuentas, y es correcto, es muy difícil, así que estás creando más pobreza cuando piensas de esa forma y empeoras tu situación. Si quieres crear abundancia en tu vida, la forma mas fácil es empezar con tus palabras. Las palabras crean pensamientos. La repetición de las palabras se convierte en creencias, y las creencias crean sentimientos; tú puedes activar esos sentimientos para convertirlos en emociones y tus emociones son tu humor vibracional.

Empieza por saber que tú te mereces sólo cosas buenas, lo mejor. La abundancia te está esperando, sólo necesitas estar en el mismo humor vibracional.

He aquí tres cosas que puedes hacer para estar en el humor correcto y permitir que la abundancia llegue a tu vida:

1. Repite y practica afirmaciones positivas: Yo merezco sólo cosas buenas. Yo soy abundancia. Cada célula de mi cuerpo, mente y espíritu está llena de abundancia. Yo estoy abierto(a) a recibir dinero en mi vida. El dinero llega a mí de diferentes formas.

2. Se agradecido por todo lo que tienes (no te quejes por las cosas que no tienes o que has perdido). La gratitud abre las puertas para recibir lo que estás pidiendo y te hace sentir merecedor. Gracias Dios por todo lo que tengo y por las cosas maravillosas que están por llegar a mí. No te acuestes sin agradecer de cinco a diez cosas que te ocurrieron durante el día. También puedes escribir tus afirmaciones de gratitud en tu diario de agradecimientos.

El Universo está lleno de abundancia y está esperando para darte lo que es tuyo. Toma esfuerzo y mucha practica para cambiar tu pobreza en abundancia, pero vale la pena porque es lo que tú mereces. La abundancia es un estado del ser y tú puedes crearla ¿Que estas esperando?

Dr. Wayne Dyer

Las 5 etapas del Duelo

Las 5 etapas del Duelo

 

etapas de duelo

 

Cuando sufrimos una pérdida de alguien o algo importante para nosotros, pasamos por una serie de etapas de dolor que al parecer son universales, pues las experimentan por igual personas de cualquier cultura y clase social.

Este luto se produce en respuesta a la pérdida de un ser querido, al fin de una relación, al hecho de averiguar que padecemos una enfermedad terminal, etc.

 

En 1969 se describieron por primera vez las 5 etapas de duelo, que fueron propuestas por Elisabeth Kübler-Ross en su libro “Sobre la muerte y los moribundos”.

La muerte de un ser querido nos lleva a menudo a evaluar nuestros propios sentimientos sobre la mortalidad. A lo largo de cada etapa, un hilo de esperanza común puede florecer: Mientras hay vida, hay esperanza. Mientras hay esperanza, hay vida.

Las cinco etapas del duelo que describiremos a continuación, no necesariamente se producen en un orden específico ni duran lo mismo para todas las personas. A menudo nos movemos entre varias etapas antes de lograr una aceptación más pacífica de la muerte o la pérdida. La clave para comprender las etapas es no sentir que debemos pasar por todas ellas. Es más útil mirarlas como guías en el proceso de duelo, para ayudarnos a entender y poner en contexto la nueva situación personal.

Cada persona es un mundo y se lamenta de manera diferente. Algunas exteriorizan fácilmente sus emociones. Otras experimentarán su dolor más internamente y no son capaces de llorar. No debemos juzgar la forma en que una persona experimenta su dolor, ya que cada uno va a experimentarlo de una forma diferente.

Negación

La primera reacción que mostramos tras una pérdida dolorosa es negar la realidad de la situación. Muchos suelen pensar: “Esto no está pasando, esto no puede estar pasando”. Es una reacción normal y una manera de racionalizar las emociones abrumadoras. Es un mecanismo de defensa que amortigua el impacto inmediato de la pérdida. Bloqueamos las palabras y escondemos los hechos. Esta es una respuesta temporal que nos lleva a través de la primera oleada de dolor.

Ira

A medida que los efectos de ocultación y de la negación comienzan a desgastarse, la realidad y el dolor afloran. Pero no estamos listos. La intensa emoción de dolor se desvía, reorientándose, y se expresa de manera contradictora en forma de ira. El enojo puede estar dirigido a objetos inanimados, a extraños, a amigos o familiares. La ira puede enfocarse también hacia el ser querido fallecido. Racionalmente, sabemos que la persona no tiene la culpa. Emocionalmente sin embargo, podemos sentirnos resentidos con ella por causarnos tanto dolor al dejarnos. Nos sentimos culpables por estar enfadados, y esto nos hace enfadarnos más todavía.

Pero el duelo es un proceso personal que no tiene límite de tiempo, ni una forma “correcta” de pasarlo.

Negociación

Esta es una reacción normal a los sentimientos de impotencia y vulnerabilidad, es a menudo una necesidad de recuperar el control. Esta puede suceder antes de la pérdida, en caso de tener a un familiar con enfermedad terminal, o bien después de la muerte para intentar posponer el dolor que produce el abandono. En realidad surge la esperanza de que se puede de algún modo retrasar el dolor.

  • Si hubiéramos buscado atención médica antes …
  • Si hubiéramos tratado de ser mejor persona con él/ella …

En secreto, podemos hacer un trato con Dios o nuestro poder superior, en un intento de posponer lo inevitable. Esta es una débil línea defensa para protegernos de una realidad dolorosa.

Depresión

Hay dos tipos de depresión asociadas al duelo. La primera de ellas es una reacción a las implicaciones reales relacionadas con la pérdida. La tristeza y el pesar predominan este tipo de depresión. Nos preocupamos por los costos, por el entierro…  Nos preocupa que, a nuestro pesar, hemos pasado menos tiempo con otras personas que dependen de nosotros. Esta fase puede aliviarse con la en acompañamiento los demás y unas pocas palabras amables.

El segundo tipo de depresión es más sutil y, en cierto sentido, más privada. Es nuestra preparación frente a la separación y la despedida personal de nuestro ser querido. A veces todo lo que realmente necesitamos es un abrazo.

Aceptación

Llegar a esta etapa del duelo es un regalo que se presentará al final del proceso.

La muerte puede ser repentina e inesperada, y nos parece que jamás podremos ver más allá de nuestra ira o negación. No es necesariamente un signo de valentía resistir lo inevitable y negarnos la oportunidad de hacer las paces con nosotros mismos. Esta fase se caracteriza por la retirada y la tranquilidad final. Esto no significa que sea un período de felicidad, es más bien un período de paz, es el momento en el que hacemos las paces con la pérdida que hemos sufrido, dándonos la oportunidad de vivir nuevamente a pesar de la ausencia.

 

Hacer frente a la pérdida es, en última instancia, una experiencia profundamente personal y singular, nadie puede ayudarnos a ir a través de ella con mayor facilidad ni entendiendo todas las emociones por las que estamos pasando. Sin embargo, otros pueden estar allí para nosotros y ayudarnos a través de este proceso. Lo mejor que podemos hacer es permitirnos sentir el dolor. Resistir sólo servirá para prolongar el proceso natural de curación.

 

 

 

El cuerpo nos habla

 

El día de hoy hablaremos de las somatizaciones, ese momento tan especial cuando el cuerpo nos habla. El cuerpo nos suele mandar un mensaje que deberíamos escuchar. Algunas de nuestras emociones que no llegamos a verbalizar encuentran su vía de escape a través de una enfermedad o malestar corporal.

Muchos pacientes terminan siendo derivados a médicos especialistas para que termine de averiguar cuál es la causa que genera ese malestar. En ciertas ocasiones detrás de estos problemas existen dificultades que no tenemos la capacidad de verbalizar, la somatización termina siendo una vía de escape.

Nuestro cuerpo nos manda mensajes

Un error común dentro de la medicina occidental fue dividir las distintas enfermedades en mentales y físicas. Esta diferenciación nace con René Descartes, filósofo que estableció una línea divisoria entre el cuerpo humano y la mente.

Tradicionalmente muchos médicos siguen este paradigma y para que una enfermedad sea considerada como orgánica tiene que ser comprobada o verificada en la estructura del organismo. En los casos en que no se encuentre respuesta se suele interpretar5 que la enfermedad no existe y que la enfermedad se debe buscar dentro de la salud mental.

En el momento en el que nace el psicoanálisis se vio por primera vez la importancia de aquello que no dice el cuerpo. Los primeros pacientes fueron casos de conversación y de somatización. Las personas comenzaron a referirse a sus angustias y a sus miedos, y no hablaban de los síntomas físicos, esto fue gracias a la psicología

Todas las personas han somatizado en determinado momento de su vida, el problema está cuando esta somatización impide que se realicen las actividades de la vida cotidiana. Dentro del lenguaje común, una enfermedad que se puede considerar como psicosomática puede tener tres significados diferentes:

  • Es un tipo de enfermedad totalmente mental, y por esa razón, es controlable.
  • Es un trastorno inexistente, producto de la imaginación de quien la padece.
  • El paciente es el responsable de sus síntomas y de padecer ese sufrimiento que lo agobian.

La forma en que se manifiestan las emociones y sus conflictos es muy diferentes, algunas personas pueden padecer:

  • Problemas sexuales
  • Problemas respiratorios
  • Problemas y dolores abdominales
  • Patologías neurológicas

Dentro de los trastornos que están completamente vinculados a las emociones enfatizamos las enfermedades dermatológicas y muchas de las patologías relacionadas a los intestinos.

Investigaciones realizadas recientemente vinculan la psiconeuroinmunología con este tipo de problemas, relacionando al sistema inmune como el eslabón perdido que existe entre lo físico y lo mental.

Los impactos de tipo emocional tiene una relación a lo que sucede en el cuerpo manifestándose en el sistema inmunitario, además del sistema nervioso y hormonal.

Se ha podido comprobar que el estrés también es muy importante en estos casos. Existen diferentes modalidades de estrés que se pueden dividir a su vez en diferentes factores que afectan a las diferentes zonas cerebrales.

Contar con un apoyo social y unas relaciones cálidas y positivas y amorosas con amigos, familia y compañeros permite ayudar a reducir el estrés notablemente.

A esta altura casi nadie puede negar que el cuerpo intenta hablar y nos habla, esto es, sin lugar a dudas, cada vez más evidente. Será necesario crear diferentes técnicas que permitan traducir a un lenguaje más claro y cotidiano lo que nos dicen los órganos, las funciones y las vísceras. Así se podrán tratar de forma exitosa muchas enfermedades, con un diagnóstico más claro y mejorar la calidad de vida de quienes las padecen.

¿Qué hago con mis celos?

¿Qué hago con mis celos?

 

Aceptar que se es celoso/a es todo un desafío y corresponde el primer gran paso. Sin embargo, no podemos quedarnos con la excusa de que se sufre de celos sin hacer nada al respecto. Vale la pena decir que este sentimiento es destructivo para nosotros mismos y para nuestras relaciones (ya sean de pareja, familiares, de amistad, etc).

Las personas celosas “por naturaleza” no suelen aceptar que padecen este problema, por ello es que hacer un “mea culpa” y admitirlo es para valientes, sin duda. La mayoría de estos individuos indican que no les agrada ser así, que sufren y que se sienten mal por hacer sufrir a los demás.

Todo radica en la poca auto-confianza, no en la desconfianza en el otro. Esta es la gran diferencia que debemos hacer para poder enfrentar a los celos y ganar la batalla. No será fácil, pero tampoco imposible.

¿Cómo dominar los celos?

Lee más