El cuerpo nos habla

 

El día de hoy hablaremos de las somatizaciones, ese momento tan especial cuando el cuerpo nos habla. El cuerpo nos suele mandar un mensaje que deberíamos escuchar. Algunas de nuestras emociones que no llegamos a verbalizar encuentran su vía de escape a través de una enfermedad o malestar corporal.

Muchos pacientes terminan siendo derivados a médicos especialistas para que termine de averiguar cuál es la causa que genera ese malestar. En ciertas ocasiones detrás de estos problemas existen dificultades que no tenemos la capacidad de verbalizar, la somatización termina siendo una vía de escape.

Nuestro cuerpo nos manda mensajes

Un error común dentro de la medicina occidental fue dividir las distintas enfermedades en mentales y físicas. Esta diferenciación nace con René Descartes, filósofo que estableció una línea divisoria entre el cuerpo humano y la mente.

Tradicionalmente muchos médicos siguen este paradigma y para que una enfermedad sea considerada como orgánica tiene que ser comprobada o verificada en la estructura del organismo. En los casos en que no se encuentre respuesta se suele interpretar5 que la enfermedad no existe y que la enfermedad se debe buscar dentro de la salud mental.

En el momento en el que nace el psicoanálisis se vio por primera vez la importancia de aquello que no dice el cuerpo. Los primeros pacientes fueron casos de conversación y de somatización. Las personas comenzaron a referirse a sus angustias y a sus miedos, y no hablaban de los síntomas físicos, esto fue gracias a la psicología

Todas las personas han somatizado en determinado momento de su vida, el problema está cuando esta somatización impide que se realicen las actividades de la vida cotidiana. Dentro del lenguaje común, una enfermedad que se puede considerar como psicosomática puede tener tres significados diferentes:

  • Es un tipo de enfermedad totalmente mental, y por esa razón, es controlable.
  • Es un trastorno inexistente, producto de la imaginación de quien la padece.
  • El paciente es el responsable de sus síntomas y de padecer ese sufrimiento que lo agobian.

La forma en que se manifiestan las emociones y sus conflictos es muy diferentes, algunas personas pueden padecer:

  • Problemas sexuales
  • Problemas respiratorios
  • Problemas y dolores abdominales
  • Patologías neurológicas

Dentro de los trastornos que están completamente vinculados a las emociones enfatizamos las enfermedades dermatológicas y muchas de las patologías relacionadas a los intestinos.

Investigaciones realizadas recientemente vinculan la psiconeuroinmunología con este tipo de problemas, relacionando al sistema inmune como el eslabón perdido que existe entre lo físico y lo mental.

Los impactos de tipo emocional tiene una relación a lo que sucede en el cuerpo manifestándose en el sistema inmunitario, además del sistema nervioso y hormonal.

Se ha podido comprobar que el estrés también es muy importante en estos casos. Existen diferentes modalidades de estrés que se pueden dividir a su vez en diferentes factores que afectan a las diferentes zonas cerebrales.

Contar con un apoyo social y unas relaciones cálidas y positivas y amorosas con amigos, familia y compañeros permite ayudar a reducir el estrés notablemente.

A esta altura casi nadie puede negar que el cuerpo intenta hablar y nos habla, esto es, sin lugar a dudas, cada vez más evidente. Será necesario crear diferentes técnicas que permitan traducir a un lenguaje más claro y cotidiano lo que nos dicen los órganos, las funciones y las vísceras. Así se podrán tratar de forma exitosa muchas enfermedades, con un diagnóstico más claro y mejorar la calidad de vida de quienes las padecen.

¿Qué hago con mis celos?

¿Qué hago con mis celos?

 

Aceptar que se es celoso/a es todo un desafío y corresponde el primer gran paso. Sin embargo, no podemos quedarnos con la excusa de que se sufre de celos sin hacer nada al respecto. Vale la pena decir que este sentimiento es destructivo para nosotros mismos y para nuestras relaciones (ya sean de pareja, familiares, de amistad, etc).

Las personas celosas “por naturaleza” no suelen aceptar que padecen este problema, por ello es que hacer un “mea culpa” y admitirlo es para valientes, sin duda. La mayoría de estos individuos indican que no les agrada ser así, que sufren y que se sienten mal por hacer sufrir a los demás.

Todo radica en la poca auto-confianza, no en la desconfianza en el otro. Esta es la gran diferencia que debemos hacer para poder enfrentar a los celos y ganar la batalla. No será fácil, pero tampoco imposible.

¿Cómo dominar los celos?

Lee más

Violencia en el noviazgo

Violencia en el noviazgo

 

Amar a alguien es totalmente diferente a tener dependencia de alguien. En muchas ocasiones adolescentes consultan acerca de la relación que tienen en su noviazgo y entre ellas destaca la violencia.

La violencia en el noviazgo es cualquier acto mediante el cual una persona trata de doblegar o paralizar a su pareja. Su intención, más que dañar, es dominar y someter ejerciendo el poder.

La violencia produce efectos que pueden reproducir conductas en sentido negativo y extenderse a todos los contextos donde interactúa el adolescente. Del ámbito familiar trasciende al público.

Las conductas violentas en las relaciones de pareja no son percibidas como tales, ni por las víctimas, ni por los agresores, es decir, los signos de maltrato durante el noviazgo se confunden con “muestras de afecto”, que en realidad ocultan conductas controladoras.
Lee más

6 TIPOS DE PAREJAS y cómo identificarlos

6 TIPOS DE PAREJAS y cómo identificarlos

Las relaciones de pareja son muy diferentes entre sí. Analizar los diferentes tipos de pareja y sus características diferenciadoras puede ayudar a identificar los rasgos que posee nuestra propia relación, y cambiar aquellos que consideremos negativos. Si bien las parejas perfectas no existen, algunas tienen el trabajo mucho más sencillo a la hora de lidiar con inconvenientes, discusiones o complicaciones derivadas de la convivencia o los choques de personalidades. ¿Qué tipo de pareja tienes?

1. Relaciones vacías

Este tipo de relación es aquel en que suele haber compromiso por parte de ambas personas, pero no existe pasión ni intimidad. Es muy propio de los matrimonios arreglados o por conveniencia, donde las personas involucradas están simplemente juntas por una ventaja, pero desearían estar en otro lado para satisfacer sus deseos y pasiones internas.

2. Amor consumado

Este tipo de relación es la más feliz. Poseen los tres componentes básicos de la teoría del amor según Sternber: pasión, intimidad y compromiso. Estas relaciones tienden a ser el ideal que muchas personas persiguen, pero se requiere encontrar a aquella persona por la que sentimos y con la que proyectamos un futuro, de lo contrario es posible que tengamos alguna falencia que nos posicione en alguno de los otros tipos de amor existentes.

3. Parejas románticas

Este tipo de parejas tiene pasión e intimidad, pero no logra el compromiso. Son amores de verano, relaciones cortas donde no se racionaliza lo que sucede y no hay pactos entre las personas involucradas. Este tipo de relaciones experimenta todo de forma espontánea, sin planificar. Esto implica que la relación no es del todo sólida y en cualquier momento puede desbaratarse, sea por aburrimiento o por enamoramiento de otra persona.

4. Encaprichamiento

Muy habitual en el comienzo de una relación que posteriormente puede ser más sólida, se caracteriza por tener únicamente pasión. No hay intimidad ni compromiso con la otra persona. Principalmente porque esta etapa es al inicio, cuando las dos personas no se conocen del todo.

5. Relaciones fatuas

En las relaciones de una relación fatua, hay pasión y puede haber compromiso, pero nunca llega a formarse la intimidad. Suelen guardarse secretos y se experimenta la relación como una situación unilateral donde el egoísmo o la preservación de uno mismo pesa más que compartir con el otro.

6. Parejas sociables

Este último tipo de parejas se caracteriza por tener compromiso e intimidad, pero falta de pasión. En muchos casos, las relaciones con muchos años de antigüedad empiezan a mostrar signos de este tipo. Las actividades domésticas y tradicionales predominan sobre los encuentros íntimos.

Por supuesto que hay otros tipos de relaciones, donde alguno de los tres factores fundamentales de Sternberg se manifiestan de formas específicas. Como aquellas parejas que se pelean constantemente o los eternos enamorados. Pero lo cierto es que los 6 tipos principales hacen a la mayoría de las relaciones que encontraremos en el día a día.

Entender a nuestra pareja y la forma en la que nos relacionados puede llevarnos a entender si hemos encontrado a la pareja ideal o si todavía estamos en la búsqueda. Porque hay veces en las que uno trata de convencerse de que encontró a quién acompañar para toda la vida, pero podemos equivocarnos.

DEPRESIÓN, causas y maneras de tratarla

La depresión forma parte de la consulta más habitual dentro del espectro de trastornos psicológicos en la actualidad. Muchas veces los pacientes confunden cuadros relacionados con situaciones de tristeza con depresión, motivo por el cual el acompañamiento de un profesional se vuelve indispensable para ayudar a encauzar los diferentes mecanismos psicológicos y psicosociales para ayudar a recuperar la salud emocional. ¿Qué es la depresión y como puede tratarse?

Los rasgos de la depresión

Como trastorno psicológico, la depresión es un estado anímico que se manifiesta a través de la aparición de sentimientos de pérdida, tristeza, frustración e ira. Si no se trata, la depresión puede ser un trastorno grave ya que interfiere en el normal desarrollo de la vida cotidiana, pudiendo durar semanas, meses o años sin ningún tipo de interrupción.

La depresión puede manifestarse en cualquier momento, pero es más habitual en la adolescencia y en distintos momentos y situaciones de la edad adulta. El caso de la depresión infantil es diferente, sus rasgos distintivos son muy diferentes y es importante registrar el rendimiento escolar de los niños y niñas para encontrar pistas que indiquen un estado de depresión.

¿Qué causa la depresión?

La depresión puede tener causas genéticas, fisiológicas, personales o ambientales, o una combinación de varias. En caso de tener antecedentes de depresión en la familia, debe prestarse especial atención porque se genera una cierta tendencia al desarrollo de cuadros depresivos.

En las personas que sufren depresión, los estudios científicos han detectado una presencia menor de serotonina en las uniones de las neuronas. Enfermedades como la diabetes, el hipertiroidismo y la migraña tienden a estar relacionadas con la depresión ya que causan alteraciones endocrinas. También hay una estrecha relación entre la depresión, los niveles altos de estrés y los cuadros de ansiedad. En términos de edad, las personas entre 35 y 45 años son las más vulnerables, y en mujeres lo casos son más habituales.

Los tipos de depresión que más se manifiestan son el trastorno depresivo mayor, la distimia, el trastorno bipolar o maníaco/depresivo y la depresión post-parto. En el caso de las mujeres tanto el embarazo como el post parto son etapas muy importantes que pueden generar cuadros depresivos por las alteraciones hormonales que se generan. Los casos más intensos de depresión post parto son habituales en mujeres menores de 20 años y aquellas que consumen alcohol o tabaco.

Preguntas que te pueden orientar para detectar un cuadro depresivo

§ ¿Lloras con mayor frecuencia?

§ ¿Te irritas más o menos que antes?

§ ¿Tienes sentimientos de tristeza o desánimo?

§ ¿Te sientes cansado/a con mayor frecuencia?

§ ¿Tienes más o menos apetito?

§ ¿Tienes pensamientos de muerte?

Cómo salir de la depresión

Para salir de la depresión es importante activar, tanto a nivel físico como a nivel emocional. Se trata de realizar ejercicios, comenzar a tener pensamientos positivos y optimistas desarrollar la autoestima y empezar a emprender actitudes proactivas respecto de la resolución de los problemas. El acompañamiento por parte de un psicólogo es importante para detectar el nivel del cuadro depresivo y ayudar a guiar en las posibles actividades y actitudes para encauzar la energía física y mental del paciente.

La depresión es un trastorno habitual, se puede tratar pero requiere esfuerzo y constancia. Mientras más rápido se detecte la problemática, más rápido se puede empezar a trabajar para solucionar las complicaciones que genera.