Duelo amoroso: ¿Ahora qué hago?

 

El duelo es la reacción a una pérdida significativa que se puede dar por la separación de una relación amorosa, a esto se le conoce como “duelo amoroso”.

Si estas en duelo por ruptura de pareja, ¿cómo lograr superarlo?

  • Tu sufrimiento es válido, es tuyo y de nadie más. No es fácil, no es placentero y requiere trabajo lograr el proceso natural de cierre del duelo.
  • Pide ayuda. Restaura tu red de apoyo. Pídele a tres (3) personas significativas para ti que te permitan llamarlos, mandar mensajes, rescatarte o salir con ellos para que te escuchen y acompañen cuando tengas necesidad.
  • Experimenta las emociones propias del duelo:
    • La tristeza porque perdiste algo, la ira porque te arrebataron algo que en algún momento te hizo sentir feliz, la culpa por los pensamientos de “por mi culpa, esto se acabó”, el miedo por tener que readaptar tu vida sin una pareja
    • Esa nostalgia por aquellos momentos de bienestar, el odio hacia tu expareja por las cosas que hizo y dejó de hacer, la asignación de responsabilidades para cada una de las partes (incluso de posibles “terceros” involucrados) y la desilusión/desesperanza asociada a la creencia “siempre me pasará lo mismo y estoy condenada a vivir ruptura tras ruptura”.
  • Respeta tus tiempos y ritmo para procesar todo esto. Estos tiempos varían dependiendo de: la causa de la ruptura, quién toma la decisión, si hay hijos en común, las expectativas que tenías con esa otra persona, inclusive si se está dando en conjunto un duelo por el plan de vida
  • Coloca límites claros y pide a esa persona que es tu expareja, amigos y familiares que respeten dichos límites. Cuando hay hijos de por medio, hay que considerar que la ruptura es de pareja y hay que mantener un mínimo de relación como equipo parental que son. En ese caso, se necesitan acuerdos armónicos, límites de convivencia y una actitud de respeto, muchísimo respeto.
  • Si lo que más está perdurando son síntomas de depresión, culpa, los efectos de la relación en tu autoestima o el miedo a repetir los mismos errores y patrones en el futuro, es sumamente importante dar espacio al trabajo psicoterapéutico.
  • Cuando estés listo, trabaja el perdón: hacia ti mismo, de la otra persona y a cualquier otro que consideres que participó, en alguna medida, en la ruptura.
  • Cuando el recuerdo y lo vivido con esa persona no sea tan doloroso, inicia “la vuelta a la vida”, que incluye:
    • Invertir en conocerse, reencontrarse y amarse uno mismo; y dar, entregar y compartir nuestra existencia con otros (familia, amigos y los por conocer).
    • Vivir la vida con intensidad, agradecer, perdonar, confiar en tus capacidades, retomar la esperanza, ver con color, brillo y pasión cada día.
    • Integración y enriquecimiento, incluir de manera armónica la experiencia en tu historia o relato de vida, continuar en la búsqueda de tu propósito.

Se podría decir, de cierta forma, que el amor es una ciencia y, como toda ciencia, se reinventa. Una ruptura de pareja no es el fin del amor, una vez culmines el duelo, el amor volverá.

 

Referencias Bibliográficas

  • Goldberg, B. (2007). ¿Cómo voy a hacer esto a la edad que tengo? Buenos Aires, Argentina: Grupo Editorial Norma.
  • Kübler-Ross, E. & Kessler, D. (2002). Lecciones de vida. Buenos Aires, Argentina: VERGARA Grupo Z
  • Nezu, A., Nezu, C.M. & Lombardo, E. (2006). Formulación de casos y diseño de tratamientos Cognitivo – Conductuales Un enfoque basado en problemas. México DF, México: Manual Moderno.

Stamateas, B (2009). Emociones tóxicas. Buenos Aires, Argentina: VERGARA Grupo Z

Cómo subir la autoestima después de una ruptura: El paso a paso

 

Quizá, en algún momento de la vida, pasaste o pasarás por una ruptura amorosa, esto naturalmente es una de las experiencias de vida que todos enfrentaremos en algún momento y, aunque son cosas inevitables, podemos prepararnos para hacerles frente de la mejor manera.

Ahora la pregunta es: ¿cómo puedo subir la autoestima después de una ruptura amorosa? Pues bien, la buena noticia es que, en esta ocasión, he decidido ayudarte a recuperar ese amor propio que se va con las rupturas. 

Recuerda que no estás solo/a

Lo primero que debes tener en cuenta es que no eres la única persona que ha pasado por esta situación, que quizá en estos momentos te sientas desanimado/a, pero el sol volverá a salir para ti cuando te sientas mejor. Además, sabes que cuentas con aquellos que te quieren y brindan todo su apoyo.

Aprende a separar las cosas

Cuando digo que aprendas a separar las cosas me refiero específicamente a la autoestima y esa relación fallida. ¿Por qué te digo esto?; porque si bien es válido que te sientas triste después de terminar una relación amorosa, no puedes permitir que esta haga mella en tu amor propio. Es importante que tengas claro que tu autoestima es intocable y solo depende de ti, por tanto, las cosas externas no deben hacerte dudar de ti mismo/a ni apagarte.

Recupera la autoconfianza

La autoconfianza es un elemento muy importante que, quizá, después de una ruptura se vea afectado; sin embargo, debes procurar cuidar de ella porque precisamente es una de las claves para superar ese desamor, de manera que es conveniente que trabajes este aspecto en ti y, si es el caso, recuperes esa autoconfianza para seguir adelante y no permitir que esa ruptura destruya las cosas bonitas que hay en ti.

Consiéntete

Otro paso que puedes implementar para subir tu autoestima, después de terminar con una relación amorosa, es dedicarte tiempo y consentirte; la idea es que veas esto como una oportunidad para fortalecerte y brindarte la atención necesaria para recuperarte emocionalmente. Así que sal de paseo, practica algún deporte, lee un libro, etc., concentra tu atención en cosas que te motiven y te hagan sentir bien nuevamente para superar el fracaso amoroso.

¿Cómo es una persona narcisista?

Qué significa ser narcisista: definición y características

Una de las personalidades tóxicas más famosas es la narcisista. Además, es una de las más comunes en la actualidad. Pero ¿Cuál es la definición de narcisista? ¿Qué significa ser narcisista? El trastorno narcisista es uno de los más tóxicos, sobre todo para la persona que lo sufre. Vamos a conocerlo más a fondo.

Qué significa ser narcisista

El narcisismo es un trastorno de la personalidad, caracterizado por tener un sentido del egoísmo exagerado y falta de empatía. Es egoísmo en estado puro. Un narcisista sólo se preocupará por sí mismo, por sus preferencias personales, sus necesidades, sus aspiraciones, sus objetivos. Además, se preocupará en exceso por cuidar la imagen que otros tengan de él.

 

La persona narcisista se ve absorbida por su propio universo. Las demás personas son sólo objetos que pueden usarse en beneficio propio. Puede verse combinada con la psicopatía, haciendo que la toxicidad de esta persona sea extrema.

 

 

De dónde surge el narcisismo: el mito de Narciso

Proviene de la mitología griega. Narciso era un joven hermoso que rechazaba a todas las mujeres que se enamoraban de él. Entre las mujeres rechazadas por Narciso se encontraba la ninfa Eco. Tras el cruel rechazo que Narciso le hizo, Eco se metió en una cueva y no salió hasta consumirse. Sólo quedó su voz. Némesis, la diosa de la venganza, castigó a Narciso con enamorarse de su propio reflejo. Éste, al verse reflejado en un lago y enamorarse de su propia imagen, cayó al agua y se ahogó.

 

 

¿Cómo es una persona narcisista?

Según el DSM-IV, el libro básico de diagnosis psicológica, un hombre narcisista o una mujer narcisista es aquél que con un patrón de grandiosidad, necesidad de admiración y falta de empatía.

Para poder ser diagnosticado, la persona deberá cumplir 5 o más de los siguientes puntos:

  1. Tiene un sentido de la autoimportancia exagerado: exagera sus logros, espera ser tratado como superior, busca admiración que supone merecer, etc.
  2. Tiene fantasías de éxito ilimitado que basadas en poder, belleza, amor y/o dinero.
  3. Cree que es especial y único. Sólo puede relacionarse con personas o instituciones de alto status y cree que sólo ellas pueden comprenderle.
  4. Necesita una admiración excesiva.
  5. Es pretencioso. Necesita recibir un trato especial por parte de los demás.
  6. Explota a los demás. Se aprovecha de los demás para conseguir sus objetivos.
  7. Carece de empatía. No quiere o no puede reconocer los sentimientos y necesidades de los demás.
  8. Envidia con frecuencia a los demás o cree que los demás lo envidian a él
  9. 9.      Es arrogante o soberbio.

 

 

Claves para reconocer el trastorno narcisista

Una de las formas de reconocer a una persona narcisista es atender a su vocabulario.

Leer más

El chantajista emocional

El chantajista emocional: la manipulación más común

El chantaje emocional es un tipo de manipulación muy común que puede tener graves repercusiones en la víctima. El chantajista emocional utiliza esta táctica con frecuencia, pudiendo convertirse en una pesadilla real en el día a día de quien le acompañe.

 

Qué es el chantaje emocional

El chantaje emocional es una técnica de manipulación básica. Se basa en utilizar las emociones de la otra persona como moneda de cambio para obtener algo.

Todos nos hemos visto envueltos en situaciones donde ha habido chantaje y todos, en algún momento, lo hemos utilizado. El chantaje emocional es común en discusiones de pareja, en reprimendas de padres a hijos o entre amigos. Esto no quiere decir que seamos personas tóxicas, el problema surge cuando una persona sólo actúa mediante chantajes. Es entonces cuando nos encontramos con la figura del chantajista emocional.

 

 

 

Ejemplos

El primer ejemplo en una relación de padre e hijo:

“Si no te comes las verduras, mamá se va a enfadar.”

Se le dice al niño o niña que si no hace algo (que no quiere hacer), tendrá una consecuencia emocional. Esto tiene graves efectos en el desarrollo del niño. El chantaje emocional, entre otras cosas, provoca que el niño crezca con un apego inseguro. El niño no se sentirá seguro del sentimiento que sus padres tienen hacia él. Las consecuencias para el niño pueden ser baja autoestima, ansiedad, sentimientos de soledad o identidad poco definida.

Si la madre o el padre educan constantemente bajo chantajes, el niño sentirá que el amor que le tienen es condicional. Es una señal clara de que esos padres son tóxicos.

La madre o el padre, en este caso, podría mejorar su comportamiento con poco esfuerzo:

“Si te comes las verduras te pondrás tan fuerte como Spiderman.” (Cambiar Spiderman por su súper héroe favorito).

Con esta pequeña modificación se evita poner como moneda de cambio el amor y el apego. Tan sólo se enseña un objetivo que quiera conseguir, en lugar de una consecuencia que quiera evitar. Siempre es mejor educar con motivación que con miedo.

Otro caso es el siguiente:

“Si me dejas, no merece la pena vivir.”

Chantaje emocional grave, el auto castigo. Con esa frase se pone como culpable a la otra persona de un posible daño propio. Si se sigue el juego, la culpabilidad puede provocar grandes daños emocionales, ya que la persona que lo utiliza recurrirá a ese sentimiento siempre que necesite mantener el control.

No puedo cerrar el tema sin comentar un chantaje muy potente y difícil de detectar: el silencio.

El silencio se usará para crear un ambiente negativo. El chantajista responderá únicamente con monosílabos, cambiará su comportamiento con la víctima o se alejará físicamente de ella durante un tiempo. La víctima se sentirá culpable mientras dure el mal ambiente. Además, la situación de pasividad provocará confusión y ansiedad, lo que volverá aún más vulnerable a la víctima.

Leer más

Violencia en el noviazgo

Violencia en el noviazgo

 

Amar a alguien es totalmente diferente a tener dependencia de alguien. En muchas ocasiones adolescentes consultan acerca de la relación que tienen en su noviazgo y entre ellas destaca la violencia.

La violencia en el noviazgo es cualquier acto mediante el cual una persona trata de doblegar o paralizar a su pareja. Su intención, más que dañar, es dominar y someter ejerciendo el poder.

La violencia produce efectos que pueden reproducir conductas en sentido negativo y extenderse a todos los contextos donde interactúa el adolescente. Del ámbito familiar trasciende al público.

Las conductas violentas en las relaciones de pareja no son percibidas como tales, ni por las víctimas, ni por los agresores, es decir, los signos de maltrato durante el noviazgo se confunden con “muestras de afecto”, que en realidad ocultan conductas controladoras.
Leer más