Sentir miedo al rechazo

En determinados momentos de nuestras vidas podemos pasar por diferentes situaciones que debemos enfrentar, en muchos casos podemos sentir que no tenemos los recursos necesarios para afrontarlas y, por muchas causas, se provoca en nuestro interior una herida cuyo dolor seguirá en el futuro.

 

 

Pasan los años y en la adultez la herida se vuelve a abrir a aparecer frente a distintas situaciones, generalmente enmascarando algunos miedos, lo que generar que tengamos determinada manera de actuar frente a algunas circunstancias de la vida.

 

Uno de los miedos que, más frecuentemente, puede sentir una persona es el temor a ser rechazados. Esto se refiere a las personas más queridas y, en algunos casos, la persona no llega a diferenciar entre los que tienen más apego y los que son desconocidos. El temor o miedo al rechazo se manifiesta ante todos sin que existan distinciones.

La idea negativa de uno mismo puede aparecer como consecuencia de las burlas o de las críticas de otros, pueden ser por tener algún defecto físico, provocando que la persona termine teniendo una baja confianza que genera que el estado emocional depende de manera continua de la opinión de los otros y en ningún caso de sí mismo.

 

Cómo es una persona que tiene miedo al rechazo

A continuación mencionaremos algunas de las características de las personas que tienen miedo al rechazo. Estas personas no manifiestan interés u opiniones, especialmente si estas difieren de las opiniones o comentarios de los demás.

Se muestran muy ansiosos frente a las opiniones ajenas. Carecen de habilidades para dejar de lado situaciones que nos les resulta placentera. Puede suceder que se sienten incómodos ante situaciones que no lo reconocen, de esta forma su insatisfacción o su frustración solo la demostrará en un ámbito privado, pero nunca ante la mirada de los demás.

Son personas que se muestran de una manera que busca satisfacer la mirada de otras personas evitando verse auténticos, tienen problemas para llegar a expresar lo que sientes, no manifiestan sus necesidades ni mencionan lo que les gusta o disgusta.

Problemas para mostrarse tal y como son, lo que genera que tengan un comportamiento poco natural o aparentan estar ausentes, con problemas para aportar algo a la situación que atraviesan.

Suelen tener pensamientos obsesivos sobre la manera en que deben actuar o comportarse frente a otras personas de tal forma que pueden estar meditando o dudando sobre esa situación por mucho tiempo.

Se muestran siempre pendientes del reconocimiento o aprobación de los demás para lograr estar bien consigo mismos. Siempre permiten que los otros tengan un mayor poder sobre las decisiones, incluso cuando solo les importa su persona, preguntando y averiguando de esta forma como lo harían finalmente copiar sus actuaciones.

Cómo superar el miedo al rechazo

Para superar el miedo al rechazo es importante trabajar en primer lugar para tu autoestima. Las personas que tienen una autoestima alta no permiten que los demás decidan por ellos. Pueden cuestionar libremente lo que los otros piensan, pero siempre toman la decisión necesaria bajo su propio juicio.

Con esto no queremos decir que no les importa la opinión de los demás sino que esta opinión no llega a determinar el camino que seguirán en su vida.

Un punto clave para las personas con miedo al rechazo tienen que aprender a trabajar y desarrollar su asertividad. Aprender a defender los derechos, las necesidades y sus propias ideas, comprender u entender lo que se necesita en cada momento y poder trasmitirlo a otras personas, no solo te permitirá sentirte más satisfecho consigo mismo sino ayudar a mantener relaciones más sanas.

El miedo al rechazo puede aparecer desde edades muy temprana y puede seguir hasta edades adultas, es importante, si se tiene la sensación de no salir de estos sentimientos, pedir ayuda a un profesional.

Comentarios de Facebook
Califica esta publicacion

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *