Evita la dependencia emocional

¿Soy dependiente emocionalmente?  Este pensamiento probablemente muchas de las personas que leáis el blog lo habréis tenido. Y todos podemos haberla experimentado en algún momento de nuestra vida.

La pareja es en donde más fácilmente podemos verla, pero también en otro tipo de relaciones afectivas, como relaciones pasajeras, amigos o la familia. En este artículo quiero compartir contigo algunos puntos importantes para evitar la dependencia emocional y desarrollar relaciones más sanas y equilibradas.

Dependemos afectivamente de los demás cuando sentimos que cedemos en demasía, que nuestro estado de ánimo viene ligado en exceso a la otra persona o cuando en el vínculo que nos une somos nosotros quienes solemos salir perdiendo, a la hora de ceder o de sacrificar cosas que para nosotros son importantes emocionalmente.

evitar la dependencia

¿Dependes emocionalmente de tu pareja?

“Ella cambiará”, “Los malos momentos son compensados por los buenos que a veces se dan” o “Cuando él está bien, yo estoy bien” pueden ser signos de dependencia emocional. ¿Te sientes identificado con estas frases?

A continuación, te presento una serie de afirmaciones. Determina si te ves reflejado con cada una de ellas y en qué grado (estableciendo un número del 1 al 5 para cada afirmación, siendo 1 el nivel menor y 5 el mayor).

  1. Mi forma de amar es tan entregada que me hace daño
  2. Cuando estoy soltero/a y no tengo a ninguna persona en quien pensar, me siento muy mal.
  3. Siento que no podría ser feliz si mi pareja mi dejara.
  4. Siempre he sido quien ha amado más en todas mis relaciones.
  5. Me cuesta tomar una decisión si mi pareja no la aprueba.
  6. En mi vida nunca he estado solo/a, he enlazado una relación amorosa con otra.
  7. Me siento incapaz de cortar una relación, incluso aunque no me encuentre a gusto.
  8. Frecuentemente cedo a mi pareja la responsabilidad de tomar las decisiones que nos incumben a los dos.
  9. Idealizo muy fácilmente a las personas de las que me enamoro.
  10. Siempre he pensado que “el amor puede con todo”.
  11. Si no sé lo que está haciendo mi pareja a lo largo del día, siento ansiedad.
  12. Estar con mi pareja implica mucho sacrificio y esfuerzo, pero merece la pena.
  13. Tengo mucho miedo a que mi pareja me abandone.
  14. La vida no tendría sentido para mí si me quedara solo/a.
  15. Desde que estoy con mi pareja, he dejado bastante de lado otros círculos sociales.

Si te sientes fuertemente identificado con la mayoría de las anteriores afirmaciones, es posible que tengas cierta tendencia a depender emocionalmente de tus parejas sentimentales.

Cómo evitar la dependencia emocional

Los siguientes puntos te van a proporcionar una guía clara para prevenir y minimizar este tipo de dependencia.

 Date cuenta de tus prioridades

Pregúntate de manera sincera qué es lo que quieres y de qué forma lo quieres. Puede haber viejas ideas que ya no te sirvan, cosas que aprendiste o que “heredaste” de tu familia. Si notas que dependes emocionalmente, puede que tu prioridad ahora no sea tener pareja o mantener esa amistad que ya no te llena, y sí tu bienestar emocional. Replanteate lo que te dijeron y lo que interiorizaste.

 

Recuerdos del pasado, sueños de futuro

Quizás cuando éramos pequeños o adolescentes fuimos creyendo en que necesitábamos a alguien más fuerte o con más experiencia cerca de nosotros para estar bien. Obviamente poder recurrir a personas con estas características nos va a beneficiar. Pero no son imprescindibles para arreglárnoslas en la vida. Imagina qué tipo de personas quieres a tu alrededor en el futuro.

 Tus puntos fuertes

Valórate y reconócete como persona valiosa y especial. Este punto es tan importante que excede el contenido de este artículo, por ello te presento aquí algunos artículos donde desarrollo a fondo este tema: Personalidad atractiva y carismática.

Evitar la dependencia emocional es posible partiendo de los puntos anteriores y con una dosis de trabajo personal imprescindible. No se trata de pasar de los demás, si no de darles la importancia precisa en nuestras vidas y de tender a ser autónomos emocionalmente.

Seguramente este sea uno de los mejores favores que podemos hacernos a nosotros mismos y a nuestro futuro, y así evitar la dependencia emocional ¡Un positivo abrazo!

Duelo amoroso: ¿Ahora qué hago?

 

El duelo es la reacción a una pérdida significativa que se puede dar por la separación de una relación amorosa, a esto se le conoce como “duelo amoroso”.

Si estas en duelo por ruptura de pareja, ¿cómo lograr superarlo?

  • Tu sufrimiento es válido, es tuyo y de nadie más. No es fácil, no es placentero y requiere trabajo lograr el proceso natural de cierre del duelo.
  • Pide ayuda. Restaura tu red de apoyo. Pídele a tres (3) personas significativas para ti que te permitan llamarlos, mandar mensajes, rescatarte o salir con ellos para que te escuchen y acompañen cuando tengas necesidad.
  • Experimenta las emociones propias del duelo:
    • La tristeza porque perdiste algo, la ira porque te arrebataron algo que en algún momento te hizo sentir feliz, la culpa por los pensamientos de “por mi culpa, esto se acabó”, el miedo por tener que readaptar tu vida sin una pareja
    • Esa nostalgia por aquellos momentos de bienestar, el odio hacia tu expareja por las cosas que hizo y dejó de hacer, la asignación de responsabilidades para cada una de las partes (incluso de posibles “terceros” involucrados) y la desilusión/desesperanza asociada a la creencia “siempre me pasará lo mismo y estoy condenada a vivir ruptura tras ruptura”.
  • Respeta tus tiempos y ritmo para procesar todo esto. Estos tiempos varían dependiendo de: la causa de la ruptura, quién toma la decisión, si hay hijos en común, las expectativas que tenías con esa otra persona, inclusive si se está dando en conjunto un duelo por el plan de vida
  • Coloca límites claros y pide a esa persona que es tu expareja, amigos y familiares que respeten dichos límites. Cuando hay hijos de por medio, hay que considerar que la ruptura es de pareja y hay que mantener un mínimo de relación como equipo parental que son. En ese caso, se necesitan acuerdos armónicos, límites de convivencia y una actitud de respeto, muchísimo respeto.
  • Si lo que más está perdurando son síntomas de depresión, culpa, los efectos de la relación en tu autoestima o el miedo a repetir los mismos errores y patrones en el futuro, es sumamente importante dar espacio al trabajo psicoterapéutico.
  • Cuando estés listo, trabaja el perdón: hacia ti mismo, de la otra persona y a cualquier otro que consideres que participó, en alguna medida, en la ruptura.
  • Cuando el recuerdo y lo vivido con esa persona no sea tan doloroso, inicia “la vuelta a la vida”, que incluye:
    • Invertir en conocerse, reencontrarse y amarse uno mismo; y dar, entregar y compartir nuestra existencia con otros (familia, amigos y los por conocer).
    • Vivir la vida con intensidad, agradecer, perdonar, confiar en tus capacidades, retomar la esperanza, ver con color, brillo y pasión cada día.
    • Integración y enriquecimiento, incluir de manera armónica la experiencia en tu historia o relato de vida, continuar en la búsqueda de tu propósito.

Se podría decir, de cierta forma, que el amor es una ciencia y, como toda ciencia, se reinventa. Una ruptura de pareja no es el fin del amor, una vez culmines el duelo, el amor volverá.

 

Referencias Bibliográficas

  • Goldberg, B. (2007). ¿Cómo voy a hacer esto a la edad que tengo? Buenos Aires, Argentina: Grupo Editorial Norma.
  • Kübler-Ross, E. & Kessler, D. (2002). Lecciones de vida. Buenos Aires, Argentina: VERGARA Grupo Z
  • Nezu, A., Nezu, C.M. & Lombardo, E. (2006). Formulación de casos y diseño de tratamientos Cognitivo – Conductuales Un enfoque basado en problemas. México DF, México: Manual Moderno.

Stamateas, B (2009). Emociones tóxicas. Buenos Aires, Argentina: VERGARA Grupo Z

Cómo subir la autoestima después de una ruptura: El paso a paso

 

Quizá, en algún momento de la vida, pasaste o pasarás por una ruptura amorosa, esto naturalmente es una de las experiencias de vida que todos enfrentaremos en algún momento y, aunque son cosas inevitables, podemos prepararnos para hacerles frente de la mejor manera.

Ahora la pregunta es: ¿cómo puedo subir la autoestima después de una ruptura amorosa? Pues bien, la buena noticia es que, en esta ocasión, he decidido ayudarte a recuperar ese amor propio que se va con las rupturas. 

Recuerda que no estás solo/a

Lo primero que debes tener en cuenta es que no eres la única persona que ha pasado por esta situación, que quizá en estos momentos te sientas desanimado/a, pero el sol volverá a salir para ti cuando te sientas mejor. Además, sabes que cuentas con aquellos que te quieren y brindan todo su apoyo.

Aprende a separar las cosas

Cuando digo que aprendas a separar las cosas me refiero específicamente a la autoestima y esa relación fallida. ¿Por qué te digo esto?; porque si bien es válido que te sientas triste después de terminar una relación amorosa, no puedes permitir que esta haga mella en tu amor propio. Es importante que tengas claro que tu autoestima es intocable y solo depende de ti, por tanto, las cosas externas no deben hacerte dudar de ti mismo/a ni apagarte.

Recupera la autoconfianza

La autoconfianza es un elemento muy importante que, quizá, después de una ruptura se vea afectado; sin embargo, debes procurar cuidar de ella porque precisamente es una de las claves para superar ese desamor, de manera que es conveniente que trabajes este aspecto en ti y, si es el caso, recuperes esa autoconfianza para seguir adelante y no permitir que esa ruptura destruya las cosas bonitas que hay en ti.

Consiéntete

Otro paso que puedes implementar para subir tu autoestima, después de terminar con una relación amorosa, es dedicarte tiempo y consentirte; la idea es que veas esto como una oportunidad para fortalecerte y brindarte la atención necesaria para recuperarte emocionalmente. Así que sal de paseo, practica algún deporte, lee un libro, etc., concentra tu atención en cosas que te motiven y te hagan sentir bien nuevamente para superar el fracaso amoroso.

Cómo ayudar a un mentiroso compulsivo

 

¿Convives con alguna persona que dice mentiras? ¿Te hace sentir estúpida cuando te cuenta historias que sabes que no son ciertas? ¿Te has preguntado si se debe a una enfermedad?

 

Qué es un mentiroso compulsivo: características

Las personas que tienen tendencia patológica a mentir o mentirosos compulsivos se conocen como mitómanos. La mitomanía no está contemplada en el DSM como un trastorno aislado ni como una enfermedad, pero tienen síntomas de diversas patologías.

Cómo es un mentiroso compulsivo

Las personas mentirosas compulsivas presentan la siguientes características:

  • Los mitómanos son conscientes de que mienten y lo hacen generalmente sin pensar en las consecuencias que puedan tener sus mentiras.
  • Suelen mentir sobre su vida, sus logros, su trabajo, su economía, sus relaciones sociales… incluso en cuestiones sobre las que en realidad no necesitan mentir.
  • No es fácil identificarlos porque elaboran historias bastante realistas y añaden muchos detalles. Son capaces de contar una misma historia de forma diferente a personas diferentes para que sea más creíble.
  • Además, acaban creyendo sus propias mentiras y se ofenden cuando alguien las pone en duda.
  • Sin embargo, las mentiras son mentiras después de todo y cuando pasa el tiempo su versión de la historia puede cambiar debido al olvido. Es entonces cuando empezamos a sospechar. A veces, incluso nos incluye en sus historias y eso sí que nos hace darnos cuenta de que no son reales.
  • Los mentirosos compulsivos se diferencian de los psicóticos en que, aunque se dejen llevar por sus historias de fantasía, saben, en el fondo, que están mintiendo.
  • Suelen ser personas que no están a gusto con ellas mismas, con cómo son y con sus circunstancias.

Por qué miente un mentiroso compulsivo?

El fin último de un mentiroso compulsivo es huir de una realidad que no le gusta. Detrás de los relatos inventados de un mitómano o mitómana hay 4 razones principales:

  • Crean historias en las que ellos son como les gustaría ser. Se protegen de la realidad con historias en las que aparecen como valorados, trabajadores, ingeniosos, suertudos y otras características deseables.
  • Mienten para reclamar atención y recibir admiración por parte de quienes le rodean.
  • Los mentirosos mienten para evitar algo o excusarse, pero los mitómanos lo hacen para quedar como personas extraordinarias y no pueden parar de hacerlo. La mentira les proporciona placer y satisfacción. Es por esto por lo que se asocia con las adicciones.
  • Además la mentira reduce la ansiedad que le provoca el fracaso, por lo que la conducta de mentir se refuerza constantemente. Sin embargo, existen formas más adaptativas para gestionar y superar el miedo al fracaso.

Cómo tratar a un mentiroso compulsivo

Las personas que conviven o se relacionan asiduamente con un mentiroso compulsivo son los primeros en darse cuenta de lo que ocurre. Su primera reacción es sentirse engañados, por lo que se rompe la confianza entre ambos. Los mitómanos suelen perder sus relaciones sociales por este motivo.

Si tienes que convivir con una persona así, seguro que te preguntas cómo tratar a un mentiroso patológico. Cuando enfrentas a un mitómano con su mentira, este se va a enfadar. Puede que invente mil historias más para explicar esa que no te crees, que te diga que te lo va a demostrar y eso nunca pase o que te suelte un “no puedo creer que no te fíes de mi” y se retire ofendido evitando así hablar del tema. La cuestión es que no se suele conseguir nada, por lo que te quedan dos opciones:

  • Puedes disfrutar de tu relación con esa persona, pensando que es un tipo peculiar y disfrutando de sus historias fantásticas. Eso sí, no esperes sinceridad. Nunca sabrás si te está mintiendo o te dice la verdad y es agotador pasarse la vida comprobándolo. Si el mitómano es tu pareja puede que te aporte otros beneficios, como amor, cariño, estabilidad económica… Pero en general la falta de confianza acaba rompiendo las parejas.
  • La otra opción, que es la habitual, es alejarte de esa persona. Sus historias empiezan a aburrirte y sientes que te trata como a un/a ingenuo/a por lo que poco a poco empiezas a prestarle cada vez menos atención. Esto los va distanciando y suele acabar en el fin de la relación. Si el mentiroso compulsivo es tu familiar, probablemente lo evites y no cuentes con él para tomar decisiones importantes, dado que no te puedes fiar.

Cómo ayudar a una persona mitómana

El mitómano no deja de ser un adicto a la mentira pero difícilmente lo va a reconocer.

Si eres una persona influyente para él o ella puedes y debes intentar que acuda a un profesional. Probablemente su vida ya haya sufrido las consecuencias de su adicción en forma de abandono, así que cabe la posibilidad de que quiera recuperar su entorno social y acepte buscar tratamiento.

Solo un profesional podrá descartar que su comportamiento se deba a otro trastorno (también necesario de tratar) y le ayudará a salir de su adicción. La terapia apropiada en estos casos es la cognitivo-conductual.

Ayudar a un mentiroso compulsivo no es tarea fácil, pero tampoco imposible. A continuación tienes 10 consejos sobre cómo ayudar a una persona mitómana:

  1. Hazle saber que te das cuenta de sus mentiras.
  2. Explícale cómo te sientes cuando alguien te miente.
  3. Ponte en su lugar para intentar comprenderle y así poder ayudarle mejor.
  4. Sé asertivo/a cuando hables con él o ella del tema en cuestión.
  5. Alértale de lo que podría ocurrir si descubren sus mentiras.
  6. Alaba sus cualidades reales cuando tengas ocasión. Los mentirosos compulsivos son inseguros y no tienen un buen autoconcepto.
  7. Explícale que sin mentiras evitaría la ansiedad y el miedo a ser descubierto.
  8. Pídele que se ponga en tu lugar y te cuente cómo se sentiría si la situación fuera a la inversa.
  9. Ayúdale a confeccionar una lista de los pros y los contras de mentir. (Ganarán los contras).
  10. Ofrécele tu colaboración y apoyo cuando decida acudir a un profesional.

 

¿Cómo superar una ruptura amorosa?

Las decepciones amorosas nunca son fáciles y nadie está preparado para que le rompan el corazón. Puede ser doloroso y difícil de superar, pero hay ciertos puntos importantes que tienes que tomar en cuenta para salir adelante y olvidarte de esa persona.

 

Amor propio

Esto es lo más importante que debes tomar en cuenta, no importa como terminaron las cosas, no debes sentirte culpable o inferior. Puedes hacer una lista con todas las virtudes que tienes, eso puede ayudarte a sentirte más valiosa.

También debes recordar que llegará una persona que será la indicada para ti, no te preocupes por tus defectos personales o físicos, tienes que creer en ti misma y quererte mucho. 

Cosas positivas

Sabemos que no es fácil dejar a ir a esa persona, menos cuando te han decepcionado, pero no para evitar un mayor sufrimiento no te atormentes con las cosas negativas.

Valora los momentos felices y los detalles que esa persona tuvo contigo, aprende a perdonar y quédate con las cosas buenas, no vale la pena amargarse por cosas del pasado, solo dile adiós.

Hobbies

Una manera efectiva de superar las cosas es enfocándote en las cosas que más te gustan, ya sea libros, alguna serie, música, amigos, o algún proyecto que tengas pendiente. Ocupa tu mente en otra cosa, verás que el tiempo pasa más rápido y cuando menos te des cuenta, esa decepción solo será un rasguño en tu corazón.

¿Quién eres y qué quieres?

Siempre recuerda qué es lo que buscas, si las cosas no funcionaron con esa persona fue por algo. También date cuenta qué tipo de persona eres y nunca cambies tu forma de ser o tus gustos por tratar de reparar esa decepción. Mantente tal y como eres, solo aprende de los errores y nunca te culpes por ser quién eres.

Mantener la distancia.

Si las cosas terminaron mal, lo mejor es mantener tu distancia, no tienes que arriesgarte a salir más lastimada y eso te ayudará a irte desprendiendo de esa persona. Si quieres, bloquea a dicha persona de tus redes sociales, date un tiempo para ti misma sin pensar en alguien más. Lo mejor es ya no mirar atrás.

 

Las consecuencias de romper con tu pareja

Una ruptura no es algo que influya únicamente a las dos partes, sino que si era una relación larga seguro que tu pareja también estableció vínculos con familiares y amigos. A veces, esa ruptura es igual de dolorosa, por lo que se ha de tener cautela a la hora de comunicar la noticia. Puedes empezar por algún amigo o familiar más cercano para ver el efecto que tiene la nueva situación y seguir su consejo a la hora de compartirlo con el resto.

Es posible que, aunque hubiera razones de peso para acabar la relación, las primeras semanas no te sientas mejor sino al contrario. No pasa nada, es normal. Tu cabeza debe acostumbrarse a la nueva situación y no hay que tener prisa. Poco a poco lo irás asumiendo y no recordarás con nostalgia el pasado, sino que mirarás al futuro con fuerzas renovadas y nuevos objetivos.

Consejos para no hundirte (demasiado)

  • Date un tiempo para curar las heridas. No hay que apresurar las cosas y mucho menos cuando hay sentimientos de por medio. Seguramente, tendrás días malos y días mejores, pero solo el tiempo podrá ayudarte a ser el que eras.
  • No te refugies en las drogas. Muchas personas buscan una vía de escape fácil, y es muy tentador evadirse durante unas horas mediante el consumo de sustancias que, en realidad, son perjudiciales para nuestro organismo. De hecho, algunos depresores como el alcohol pueden acabar haciéndote sentir peor, así que no es nada recomendable.
  • Expresa lo que sientes. Reprimir tus sentimientos nunca es buena, pero ahora están a flor de pie y seguro que tienes ganas de hablar con alguien para explicar lo que te está pasando. No pienses que es un signo de debilidad, sino que es una ventaja poder tener a tu alrededor personas que se preocupan por ti.
  • No le des más vueltas. Intentar recuperar a la otra persona puede parecer algo factible en tu cabeza, pero en la mayoría de los casos la ruptura es irreversible y no tiene sentido hacerse ilusiones con una posible reconciliación. Pasa página, mira hacia delante.

La ayuda de la terapia psicológica tras rupturas amorosas

En terapia psicológica es una de las causas de demanda más comunes, pues pasar por esta situación no es fácil y muchas veces, nos encallamos en el camino y nos estancamos en la tristeza y la obsesión. Es por esto que intentaré daros unas pautas generales para poder pasar por todo esto de la mejor manera posible e intentar superarlo de forma sana y adaptativa.

 

 

Pasos para superar una ruptura amorosa

  1. Llora, llora y vuelve a llorar: Desahógate, grita, saca el dolor fuera, compártelo con los demás hasta que no te queden más lágrimas que sacar. Una ruptura es un proceso de duelo, así que uno tiene que pasar por diferentes etapas. Llorar te ayudará a pasar a los siguientes pasos.
  2. Escribe: Puede ayudarte a ver las cosas de forma más objetiva, a estructurar y a no olvidarte de las cosas, tanto las buenas como las malas.
  3. Manténte ocupado: Pensar en lo sucedido está bien, pero no dejes que te obsesione. Haz cosas, sal con gente, trabaja, haz deporte, intenta tener tu mente ocupada.
  4. Piensa de forma positiva: Pues sí, estar así es un rollo y todo esto duele mucho, pero intenta ser positivo. De todo lo malo se aprende y con el tiempo, incluso te das cuenta de que romper la relación era lo mejor. No te preocupes, te volverás a enamorar. En esta vida, todo pasa y las cosas irán a mejor.
  5. Sé racional: Claro que hubo cosas buenas, pero si se terminó fue porque las cosas malas pesaban más. No te olvides de lo malo, por eso lo dejasteis.
  6. No te castigues ni culpabilices: No sirve para nada excepto para sentirte peor. Elimina esos “y si…” de tu vocabulario. Ya no puedes tirar para atrás, lo que pasó, pasó y por mucho que te machaques, las cosas no cambiarán. Actuaste como lo hiciste porque en cada momento creíste que era lo mejor, así que, mira para adelante y continúa con tu vida.
  7. Piensa en ti: Es momento de ser egoísta. Olvídate del otro y de si lo está pasando mal o no. Ahora es tiempo de preocuparte por ti.
  8. En momentos de crisis no tomes decisiones importantes: Estás confuso y no tienes las ideas claras. Hay muchos cambios ya como para hacer más de los necesarios. En estos momentos estás en una nube y es mejor no tomar decisiones importantes porque no es el momento. Más adelante, cuando estés un poco mejor ya tendrás tiempo de decidir con más claridad.
  9. Déjate ayudar: Tus amigos y tu familia están contigo, pídeles ayuda, déjate cuidar, no renuncies a ellos. Si, con el tiempo, ves que no mejoras, consulta a un psicólogo, haz yoga o meditación. Si ves que no puedes tu solo, no te avergüences ni seas orgulloso, pide ayuda.
  10. Deja pasar el tiempo de luto: Desgraciadamente este proceso lleva tiempo, así que durante días, semanas o meses estarás mal. Tómatelo con calma, pues necesitas tiempo para digerir todo esto. No te impacientes.
  11. Continúa con tus responsabilidades y obligaciones: Pero tampoco te auto exijas. La vida continúa y no puedes dejarlo todo. Aun así, no te agobies, sé compasivo y comprensivo contigo mismo.
  12. Cuídate y quiérete mucho: Haz cosas por ti, ve a la peluquería, cómprate algo bonito, date un masaje. Mímate y quiérete, tú eres lo más importante.
  13. Cierra el capítulo: La vida continúa, esto no es el fin. En el libro de tu vida, esto es tan solo un capítulo más. Con el tiempo dejará de doler y pasará a ser un recuerdo más.