Evita la culpa sin sentido

¿Cómo dejar de sentirse culpable por todo?

La culpa es un sentimiento positivo cuando se produce en el contexto justo. Sin embargo, puede llegar a ser un sentimiento enfermizo cuando se sufre de forma obsesiva. Sentirte culpable por todo es arrastrar un peso irracional en forma de pena y amargura. Y en cambio, hay personas que han adoptado el rol de pedir disculpas incluso por aquello de lo que no tienen la culpa. Tampoco estás obligado a pedir disculpas constantemente por tus errores, especialmente, si no han sido interncionados. Porque además, quien sufre el principal efecto de dichos errores eres tú mismo.

NO te COMPARES con otros

Consejos para No Sentirte Culpable por Todo

  • 1. No te compares con otras personas, no te coloques en inferioridad de condiciones. Tú eres una persona con recursos y fortalezas para vivir y ser feliz en presente. Tienes el poder de sobreponerte a la adversidad y superar los conflictos propios del vivir. Vivir es aprender. Y no todo el aprendizaje pasa por sentir culpa.

Puedes tener SENTIMIENTO NEGATIVOS

  • 2. Tienes derecho a enfadarte. Todo ser humano lo hace. Algunas personas confunden el hecho de ser asertivas con no poder expresar frustraciones. Sin duda, sería insano vivir una vida en la que no existe la libertad de mostrar un enfado o una decepción.

No todo es tu RESPONSABILIDAD

  • 3. Tú no tienes la responsabilidad de todo lo que ocurre a tu alrededor. Si generalmente vives con este peso, empieza a relajarte desde este mismo instante y pon el foco en aquello que realmente depende de ti.

Aprende a SER más LIBRE

  • 4. ¿De dónde crees que viene esta tendencia tan tuya de considerarte culpable por todo? Es conveniente que intentes identificar la causa para conocer las posibles razones detrás de este gesto para comenzar a adoptar una actitud que te ayude a ser más libre a partir de ahora.

Cambia TU ACTITUD

  • 5. ¿Qué dirías a un amigo que estuviese en tu situación? ¿Qué puedes hacer para cambiar tu actitud? No importa tanto la realidad en sí misma como las conclusiones que tú extraes. Intenta relativizar esas situaciones que tiendes a dramatizar. ¡Seguro que no se hunde el mundo por eso que ahora tanto te preocupa! Vive el presente con la libertad de saber que ahora mismo puedes cambiar tu vida si tomas las riendas de todo. No existe nada más inútil que vivir con la preocupación constante porque en realidad, no por poner más atención a algo se va a solucionar antes. En realidad, la preocupación no pone el foco en algo de forma constructiva sino que es una especie de nebulosa envolvente que te roba toda la creatividad.

Aprende a pedir PERDÓN

  • 6. Si te sientes culpable, pide perdón. Y si después de pedir perdón de corazón por algún posible error, sigues con el lastre de la culpa, entonces, recuerda que lo más importante es que tú te perdones a ti mismo.

La culpa forma parte de la vida. Intenta quedarte con el lado positivo de este sentimiento pero no lo hagas crónico en tu mente. No hagas de este malestar un lastre de sufrimiento y amargura que te impide avanzar porque en realidad, detrás de la culpa puedes extraer interesantes lecciones de aprendizaje.

10 consejos para salir de la rutina diaria

10 consejos para salir de la rutina diaria

10 consejos para salir de la rutina diaria

La estructura y la rutina nos ayudan a organizar el día a día y a llevar a cabo las tareas. Pero, a pesar de ello, a veces la rutina del día a día se vuelve monótona y eso puede resultar deprimente. Usted también se pregunta de vez en cuando “¿esto es todo?” o “¿seguirá mi vida así hasta que me jubile?”.

Es verdad, la constancia proporciona sentido a los quehaceres diarios. Uno sabe qué es lo que tiene de hacer y cuándo.

Pero a veces esto nos hace sentir que el calendario de tareas es quien decide nuestro día a día y eso hace que la vida pierda su magia. Si siente que está bajo presión, debería parar y ser gentil consigo misma/o. ¿Cómo? Es muy sencillo. Rompa la rutina diaria y convierta cada día en algo especial.

Consejos que ayudan a salir de la rutina diaria

Reconozca sus costumbres y haga algo diferente. Lleve su reloj en la otra muñeca, tome otro camino para ir al trabajo, coma algo que no haya comido nunca antes, salga con personas diferentes, vea algo en la televisión que no haya visto nunca o utilice un gel de ducha, un perfume o un desodorante nuevo.

Encargue una tarea a otra persona. Ya sea o no su tarea, pregunte a su pareja o a su hija/o si puede ir a hacer la compra o preparar la cena. ¿Por qué no intentarlo?

Pruebe algo completamente nuevo. Tal vez no se atreva porque tiene miedo de hacer algo mal o de cometer un error, pero de eso se trata justamente. Quien se siente seguro, ya no aprende nada nuevo. Al probar y al fracasar nos redescubrimos a nosotros mismos y descubrimos nuevas posibilidades. Experimente, descubra y aprenda a valorar los fracasos porque quien solo conoce la cara bonita de la vida no sabe lo que es la vida y nunca será una persona completa. No es necesario que escale el Everest, unos pequeños retos diarios son suficientes para cambiar el día y convertirlo en algo especial.

Descubra sitios nuevos. Los créditos de apertura de Strat Trek comienzan así “… para explorar mundos nuevos, descubrir vida nueva y nuevas civilizaciones que nadie haya visto antes” y esto es un buen lema vital. No es necesario que viaje a la selva de Borneo o que se sumerja en la cultura maya (¡aunque seguramente sería estupendo!), también puede ir simplemente a una cafetería nueva, descubrir tiendas nuevas, leer libros de autores que no conoce o escuchar música diferente. O hable con una persona desconocida. Conozca personas nuevas y amplíe su horizonte.

Ponga fin a sus malas costumbres. ¿Malgasta su tiempo o su dinero con ciertas cosas? Si es capaz de identificar estas cosas, intente eliminarlas de su día a día y cámbielas por cosas nuevas. Por ejemplo, si todas las mañanas se compra un café caro en su camino al trabajo, lleve un termo y use el dinero ahorrado para comprarse una revista que, por regla general, no leería nunca. Amplíe su horizonte a través de la palabra escrita.

Comience de nuevo. Cuando nos proponemos hacer deporte o hacer una dieta, los expertos nos recomiendan por razones diferentes, intentar comenzar de nuevo. Para ello, lo ideal es elegir una fecha clave como Año Nuevo o el primer día de la semana o del mes.

Observe su entorno. ¿Alguna vez ha observado su vecindario? ¿Sabe qué es lo que hacen exactamente sus compañeros de trabajo? Inténtelo y descubra los caminos por los que le lleva la vida.

Conexión social. La conexión social es de gran ayuda para la carrera profesional. Si desea avanzar en su vida, debería conectar con todas las personas posibles.

Tómese tiempo para usted misma/o. Puede que el hecho de que sienta que su vida sea monótona y aburrida se deba al hecho de que tiene muy poco tiempo para sí misma/o. ¿Qué le gustaría hacer para relajarse? ¿Dar un paseo? ¿Tomar un baño caliente? ¿Descansar en el sofá, leer un libro y tomar una tasa de té? Intente reservarse todos los días 30 minutos para aquellas cosas que le gusta hacer y sentirá que el día a día ya no es tan rutinario.

Sea amable. Haga todos los días algo bueno por otra persona, eso le ayudará a dar sentido a su vida. Pueden ser cosas sencillas como abrir la puerta a alguien o abrazar a un amigo.

A veces las cosas bonitas de la vida, la energía nueva y la creatividad se encuentran fuera de la rutina diaria. Mantenga su rutina básica para afrontar su día a día, pero intente abrir caminos para salir de la rutina de vez en cuando. Uno nunca sabe qué fuerzas e ideas se pueden desprender cuando uno sale de la rutina diaria. Esto es de gran ayuda tanto para la vida privada como para la vida profesional. Nos hace más receptivos para todo lo nuevo y nos proporciona una perspectiva más positiva.