Crisis de pareja: el desgaste en la relación

Crisis de pareja

 

Una crisis en la relación de pareja es un punto de inflexión. Es ese alto en el camino donde aunar esfuerzos para recuperar el vínculo o por el contrario tomar otra decisión.

Con el tiempo y la rutina el amor comienza a desgastarse y puedes sentirte solo incluso estando acompañado. Suele suceder, que la pasión que te enloquecía y aquellas cosas que amabas, pueden terminar convirtiéndose en las cosas que más te molestan ahora.

El problema radica también en que las personas se confían en lo que tienen y lo dan por sentado. El aprecio por el otro se va dejando de lado, nos acostumbramos a lo bueno.

Una vez que la relación va sobre ruedas ya no se esfuerzan más por la pareja, porque saben que se ha ganado el amor del otro y no le encuentran sentido a ese continuar conquistando a alguien que ya poseen.

Para superar esta situación de desgaste es muy importante escuchar las emociones que pueden estar bajo esta insatisfacción emocional. ¿Tienes sensación de soledad en los espacios compartidos con la pareja? ¿Sientes que tienen problemas de comunicación? Cuando los temas que tratas con tu pareja son superficiales y repetitivos, este puede ser un síntoma de que existe cierto estancamiento en la relación.

Ante los diversos desafíos que pueden surgir en tu relación amorosa, lo fundamental es que estés abierto al dialogo con el otro, a la paciencia, al cariño, que realmente le brindes a tu pareja el lugar de importancia que merece.

La pregunta que debes hacerte es:

¿vale la pena luchar por mi pareja? Este es el principio de todo y dependiendo de esta respuesta podrás evaluar qué camino elegir, si intentas salvar esa relación o si ya es momento de olvidarla y seguir adelante.

Tener en claro cuál es tu verdadero deseo, qué es lo que sientes, será lo que nos otorgue la fortaleza para actuar de la manera adecuada. Y recuerda: duele más estar involucrado en una mala relación de pareja que estar solo.

 

10 signos de crisis de pareja

Existen actitudes o circunstancias que pueden producir una fisura en la relación. En algunos casos, esta fisura crece de un modo gradual.

 

1. Algunas personas son adictas al trabajo, concentran la mayor parte de su energía diaria en los objetivos profesionales. El adicto al trabajo pone su vida familiar en un segundo plano. En muchos casos, comete el error de dar por sentado el amor, de creer que su pareja siempre estará allí.

 

2. El peso de la rutina. Lo previsible de una vida de pareja en la que queda un mínimo margen al factor sorpresa. Cuando el plan preferido de las parejas es ver la televisión, conviene buscar alternativas de ocio para reavivar la magia.

 

3. La infidelidad es uno de los factores que rompe con el amor en muchos casos, de un modo inevitable. Una infidelidad produce desconfianza en quien se ha sentido engañado.

 

4. Los problemas de comunicación que derivan en la desagradable sensación de distancia afectiva en el matrimonio, pueden crear tal barrera que, en determinado momento, dos personas pueden llegar a convertirse en dos extraños.

 

5. Si no existe un nivel de implicación equilibrado en la relación, uno da mucho mientras que el otro no se compromete, entonces, se establece un lazo totalmente desigual. En este tipo de situaciones, quien da más, en algún momento, se agota.

 

6. La queja resulta agotadora pese a que resulta más cómoda en un primer momento que hacer el esfuerzo creativo de buscar soluciones a los problemas.

 

7. Las dificultades de la conciliación laboral, las discusiones por la realización de las tareas de la casa también pueden producir un cansancio en el matrimonio.

 

8. No tener intereses comunes en el tiempo de ocio. No compartir ningún hobby.

 

9. Vivir el matrimonio con una añoranza constante del inicio del noviazgo. Echar de menos las mariposas en el estómago en lugar de invertir en el presente de ese amor generando nuevas oportunidades.

 

10. Discutir queriendo tener la razón en lugar de buscar acuerdos comunes como pareja.

Luchar por una historia de amor

El amor en una relación de pareja no es lineal. Se viven ciclos de mayor acercamiento y otros de distanciamiento. Una terapia de pareja es un buen marco de crecimiento personal para ambos.

La ayuda de la psicología de pareja es vital para construir los cimientos de un amor sano en el que puedas implicarte como protagonista.

 

 

 

 

¿Cómo superar una ruptura amorosa?

Las decepciones amorosas nunca son fáciles y nadie está preparado para que le rompan el corazón. Puede ser doloroso y difícil de superar, pero hay ciertos puntos importantes que tienes que tomar en cuenta para salir adelante y olvidarte de esa persona.

 

Amor propio

Esto es lo más importante que debes tomar en cuenta, no importa como terminaron las cosas, no debes sentirte culpable o inferior. Puedes hacer una lista con todas las virtudes que tienes, eso puede ayudarte a sentirte más valiosa.

También debes recordar que llegará una persona que será la indicada para ti, no te preocupes por tus defectos personales o físicos, tienes que creer en ti misma y quererte mucho. 

Cosas positivas

Sabemos que no es fácil dejar a ir a esa persona, menos cuando te han decepcionado, pero no para evitar un mayor sufrimiento no te atormentes con las cosas negativas.

Valora los momentos felices y los detalles que esa persona tuvo contigo, aprende a perdonar y quédate con las cosas buenas, no vale la pena amargarse por cosas del pasado, solo dile adiós.

Hobbies

Una manera efectiva de superar las cosas es enfocándote en las cosas que más te gustan, ya sea libros, alguna serie, música, amigos, o algún proyecto que tengas pendiente. Ocupa tu mente en otra cosa, verás que el tiempo pasa más rápido y cuando menos te des cuenta, esa decepción solo será un rasguño en tu corazón.

¿Quién eres y qué quieres?

Siempre recuerda qué es lo que buscas, si las cosas no funcionaron con esa persona fue por algo. También date cuenta qué tipo de persona eres y nunca cambies tu forma de ser o tus gustos por tratar de reparar esa decepción. Mantente tal y como eres, solo aprende de los errores y nunca te culpes por ser quién eres.

Mantener la distancia.

Si las cosas terminaron mal, lo mejor es mantener tu distancia, no tienes que arriesgarte a salir más lastimada y eso te ayudará a irte desprendiendo de esa persona. Si quieres, bloquea a dicha persona de tus redes sociales, date un tiempo para ti misma sin pensar en alguien más. Lo mejor es ya no mirar atrás.

 

Las consecuencias de romper con tu pareja

Una ruptura no es algo que influya únicamente a las dos partes, sino que si era una relación larga seguro que tu pareja también estableció vínculos con familiares y amigos. A veces, esa ruptura es igual de dolorosa, por lo que se ha de tener cautela a la hora de comunicar la noticia. Puedes empezar por algún amigo o familiar más cercano para ver el efecto que tiene la nueva situación y seguir su consejo a la hora de compartirlo con el resto.

Es posible que, aunque hubiera razones de peso para acabar la relación, las primeras semanas no te sientas mejor sino al contrario. No pasa nada, es normal. Tu cabeza debe acostumbrarse a la nueva situación y no hay que tener prisa. Poco a poco lo irás asumiendo y no recordarás con nostalgia el pasado, sino que mirarás al futuro con fuerzas renovadas y nuevos objetivos.

Consejos para no hundirte (demasiado)

  • Date un tiempo para curar las heridas. No hay que apresurar las cosas y mucho menos cuando hay sentimientos de por medio. Seguramente, tendrás días malos y días mejores, pero solo el tiempo podrá ayudarte a ser el que eras.
  • No te refugies en las drogas. Muchas personas buscan una vía de escape fácil, y es muy tentador evadirse durante unas horas mediante el consumo de sustancias que, en realidad, son perjudiciales para nuestro organismo. De hecho, algunos depresores como el alcohol pueden acabar haciéndote sentir peor, así que no es nada recomendable.
  • Expresa lo que sientes. Reprimir tus sentimientos nunca es buena, pero ahora están a flor de pie y seguro que tienes ganas de hablar con alguien para explicar lo que te está pasando. No pienses que es un signo de debilidad, sino que es una ventaja poder tener a tu alrededor personas que se preocupan por ti.
  • No le des más vueltas. Intentar recuperar a la otra persona puede parecer algo factible en tu cabeza, pero en la mayoría de los casos la ruptura es irreversible y no tiene sentido hacerse ilusiones con una posible reconciliación. Pasa página, mira hacia delante.

La ayuda de la terapia psicológica tras rupturas amorosas

En terapia psicológica es una de las causas de demanda más comunes, pues pasar por esta situación no es fácil y muchas veces, nos encallamos en el camino y nos estancamos en la tristeza y la obsesión. Es por esto que intentaré daros unas pautas generales para poder pasar por todo esto de la mejor manera posible e intentar superarlo de forma sana y adaptativa.

 

 

Pasos para superar una ruptura amorosa

  1. Llora, llora y vuelve a llorar: Desahógate, grita, saca el dolor fuera, compártelo con los demás hasta que no te queden más lágrimas que sacar. Una ruptura es un proceso de duelo, así que uno tiene que pasar por diferentes etapas. Llorar te ayudará a pasar a los siguientes pasos.
  2. Escribe: Puede ayudarte a ver las cosas de forma más objetiva, a estructurar y a no olvidarte de las cosas, tanto las buenas como las malas.
  3. Manténte ocupado: Pensar en lo sucedido está bien, pero no dejes que te obsesione. Haz cosas, sal con gente, trabaja, haz deporte, intenta tener tu mente ocupada.
  4. Piensa de forma positiva: Pues sí, estar así es un rollo y todo esto duele mucho, pero intenta ser positivo. De todo lo malo se aprende y con el tiempo, incluso te das cuenta de que romper la relación era lo mejor. No te preocupes, te volverás a enamorar. En esta vida, todo pasa y las cosas irán a mejor.
  5. Sé racional: Claro que hubo cosas buenas, pero si se terminó fue porque las cosas malas pesaban más. No te olvides de lo malo, por eso lo dejasteis.
  6. No te castigues ni culpabilices: No sirve para nada excepto para sentirte peor. Elimina esos “y si…” de tu vocabulario. Ya no puedes tirar para atrás, lo que pasó, pasó y por mucho que te machaques, las cosas no cambiarán. Actuaste como lo hiciste porque en cada momento creíste que era lo mejor, así que, mira para adelante y continúa con tu vida.
  7. Piensa en ti: Es momento de ser egoísta. Olvídate del otro y de si lo está pasando mal o no. Ahora es tiempo de preocuparte por ti.
  8. En momentos de crisis no tomes decisiones importantes: Estás confuso y no tienes las ideas claras. Hay muchos cambios ya como para hacer más de los necesarios. En estos momentos estás en una nube y es mejor no tomar decisiones importantes porque no es el momento. Más adelante, cuando estés un poco mejor ya tendrás tiempo de decidir con más claridad.
  9. Déjate ayudar: Tus amigos y tu familia están contigo, pídeles ayuda, déjate cuidar, no renuncies a ellos. Si, con el tiempo, ves que no mejoras, consulta a un psicólogo, haz yoga o meditación. Si ves que no puedes tu solo, no te avergüences ni seas orgulloso, pide ayuda.
  10. Deja pasar el tiempo de luto: Desgraciadamente este proceso lleva tiempo, así que durante días, semanas o meses estarás mal. Tómatelo con calma, pues necesitas tiempo para digerir todo esto. No te impacientes.
  11. Continúa con tus responsabilidades y obligaciones: Pero tampoco te auto exijas. La vida continúa y no puedes dejarlo todo. Aun así, no te agobies, sé compasivo y comprensivo contigo mismo.
  12. Cuídate y quiérete mucho: Haz cosas por ti, ve a la peluquería, cómprate algo bonito, date un masaje. Mímate y quiérete, tú eres lo más importante.
  13. Cierra el capítulo: La vida continúa, esto no es el fin. En el libro de tu vida, esto es tan solo un capítulo más. Con el tiempo dejará de doler y pasará a ser un recuerdo más.

La Amistad con la ex pareja

La Amistad con la ex pareja

¿Es posible separarse o divorciarse y luego seguir siendo amigo de la ex pareja? Depende de la capacidad de perdonar y de cuál sea el grado de evolución y autoestima que tenga el que se siente defraudado y abandonado.

Lo que es deseable, principalmente si hay hijos, es que continúe habiendo entre ellos una relación cordial, que no destile rencor ni resentimiento. No hay que olvidarse que una de las estrategias de guerra es establecer alianzas y hacerse amigo de los enemigos.

Para poder ser amigo genuino de un ex, es necesario haber sido capaz de crear un vínculo afectivo más allá de lo que implica una relación de pareja; ver al otro como parte integrante de la familia y considerar sus cualidades para poder continuar tratándose con afecto, sin la carga emocional que produce el orgullo herido.

Una separación después de algunos años de estar juntos es traumática, porque aunque haya sido necesaria porque la vida en común por muchas razones valederas ya era imposible, cuando se pierde un afecto, sólo se puede recordar lo bueno y todo lo que provocó la ruptura parece desaparecer detrás de la nostalgia de las gratas experiencias pasadas.

Querer a alguien significa desear su felicidad y eso significa, aceptar que logre rehacer su vida, que tenga otra pareja e inclusive que construya otra familia; porque el perdón nos libera para poder hacer lo mismo.

Empezar de nuevo otra relación, tal vez más madura, más sólida, basada en el amor, la confianza, la admiración y el mutuo respeto, puede ser una oportunidad que no todos tienen.

Los niños piensan de un modo más simple que los adultos; y si ven que sus padres se tratan bien, ellos también sentirán la sensación de que está todo bien y aún mejor que antes, si lo usual era ser testigos de las peleas.

Es difícil abandonar para siempre el deseo de vengarse del otro cuando las circunstancias de la vida en común crearon situaciones que han hecho perder la autoestima, pero el que se considera víctima también tiene algún grado de responsabilidad en la ruptura y lo sabe, y si es capaz de ser sincero consigo mismo, le será más fácil salir del círculo vicioso que generan las mutuas agresiones que nunca terminan.

Cuando se corta abruptamente una relación y lo que se intenta es borrar al otro del universo familiar, las consecuencias para los hijos suelen ser devastadoras, incluso para el que se considera abandonado y defraudado, porque terminar en malos términos, además de producir mucho dolor, puede interrumpir el flujo de dinero e impedir cualquier negociación que los favorezca.

La venganza tiene muchas formas, no sólo se trata de agredir al otro físicamente sino también mentalmente y moralmente, creándole sentimientos de culpa, obstaculizándole la relación con los hijos, interfiriendo entre ellos y tratando de sacarle lo que no tiene judicialmente.

Algunas mujeres son incapaces de defenderse en la vida cuando se quedan solas, no aceptan haber perdido su fuente de recursos y su estilo de vida y luchan por recobrarlo, sin darse cuenta que esa actitud no hace más que alejarlas cada vez más de su objetivo.

Muchos hombres que han estado casados largo tiempo, de pronto se sienten atraídos por otra mujer, generalmente cuando sienten que comienza a declinar su potencia sexual. Se atreven así a vivir una aventura, abandonan el hogar y corren detrás de alguna joven que puede ser su hija.

En estos casos, empeñarse en detener este proceso no conduce a nada, porque no se puede luchar contra la pasión que puede llegar a sentir un hombre maduro.

Lo mejor es aceptar la situación y mantener la dignidad sin arrastrarse mendigando amor y perdiendo el último vestigio de autoestima, porque nadie puede exigir que lo amen; pero sí puede atreverse a comenzar una nueva vida y tener la oportunidad que necesitaba para mejorar y crecer como persona.

Lo más probable es que de esta forma la pareja vuelva, porque cuando se ha vivido muchos años con alguien se ha creado un fuerte vínculo que no lo puede romper ni siquiera, una mujer más joven.

 

 

Cómo Dejar de Pensar en un Ex Amor

Cómo Dejar de Pensar en un Ex Amor

Un ex amor puede causar mucho dolor en aquella persona que víctima de la dependencia se niega a olvidar y a pasar página.

Cuando algo no puede ser, es mejor que no te empeñes en que suceda porque lo único que puede pasar es que te sientas más triste todavía y más decepcionado con todo.

Cómo dejar de pensar en el tema
1. En primer lugar, aunque tengas ganas de recluirte en tu casa y estar a solas, tienes que hacer todo lo contrario para estar tranquilo. Por ello, aunque te propongan planes que no te apetezcan de entrada, te ayudará mucho salir, distraerte, estar con otra gente y escuchar otras historias distintas a la tuya.

2. Céntrate en tu realidad presente, es decir, deja de hacer hipótesis y supuestos sobre si en el futuro las cosas vayan a cambiar. Para no generarte falsas ilusiones a ti mismo es mejor que vivas con la idea de cómo es la situación ahora.

3. Elabora una lista con todos los defectos que tiene la otra persona. Y relee esa lista siempre que venga a tu mente la nostalgia.

4. Haz un inventario de emociones desagradables que arrastras como consecuencia de este desamor. Recuerda que existen otros sentimientos y para poder vivirlos tienes que meter en una caja todas esas emociones que te desbordan, como por ejemplo, la tristeza, la rabia, el enfado, la pena…

5. No hables de aquello que te pasa con un montón de personas porque corres el riesgo de terminar siendo monotemático en tus relaciones sociales. Con tener un confidente puede ser suficiente.

6. Es fundamental que a nivel racional, hagas esfuerzo en enfriar el sentimiento. Para ello, evita curiosear qué hace ese amor imposible en las redes sociales. Sigue con tu vida.

7. Si tienes que hacer cambios en tu agenda para no ver a esa persona, hazlo ya que te vendrá muy bien tomar distancia durante un tiempo.

8. Mantén tu mente ocupada con ocupaciones, busca aquellas que has dejado de hacer y te daban gusto realizar.