¿Amor Propio?

Qué es el amor propio?🌷

Es la aceptación, afecto, valor y respeto hacia nosotros mismos. Se relaciona con un autoestima alto, no tiene similitud con el egocentrismo o la soberbia.

Todos los seres humanos somos diferentes, esas diferencias nos vuelven únicos, autenticos, valiosos y hacen que brillemos con luz propia.

No te desanimes sí alguien te dice lo contrario; olvidate de los prejuicios, cree en ti. Amate como eres, ama lo que haces y los demás te mostrarán el mismo afecto y respeto.

La felicidad es el exito del amor propio, así que aceptate, quierete, se felíz y podrás encontrar la armonía del universo.

5 consejos para mejorar tu Autoestima

5 consejos para MEJORAR LA AUTOESTIMA

La autoestima, o amor propio, es un factor que muchas veces no se toma en cuenta lo suficiente a la hora de analizar la salud mental de las personas. La autopercepción y la forma en la que encaramos nuestra vida y nuestras decisiones da cuenta de nuestro estado de ánimo, y hay miles de personas que sufren de baja autoestima y esto afecta su rendimiento en el trabajo, en la escuela y en la vida en general. ¿Cómo combatir esa sensación de falta de amor propio?

1. Deja de culparte por todo

La falta de confianza en uno mismo y la baja autoestima muchas veces tienen que ver con sentimientos de culpa. Es importante que las personas sean capaces de apreciar tanto sus defectos como sus virtudes. La famosa frase: “nadie es perfecto”, implica que además de virtudes tenemos errores, y así como no debemos volvernos engreídos por aquello que hacemos bien, tampoco tenemos que exagerar la culpa que sentimos por nuestros defectos. Lo sano es reconocerlos y tratar de trabajar para cambiarlos.

2. Crea metas realistas

Empezando a trabajar para mejorar la autoestima, es importante realizar actividades y ponerse metas alcanzables. De lo contrario terminaremos frustrados. En caso de fallar, no hay que frustrarse sino aprender de los errores. Para reducir al mínimo las frustraciones, al principio hay que poner objetivos a corto plazo, alcanzables. De lo contrario nuestra propia mente puede jugarnos una mala pasada, tratando de convencernos de que no valemos.

3. Aprende a realizar críticas constructivas sobre tu propia persona

El peor juez de nuestra personalidad debemos ser nosotros mismos. Hay que tener la grandeza para no estancarnos y seguir avanzando siempre hacia un nuevo nivel de superación personal. El truco está en aprender a darle a cada crítica su lugar, aprovechando lo positivo y descartando lo hiriente.

4. Disfruta de tiempo para ti

El tiempo libre hay que utilizarlo en actividades que te gusten. De esta forma estarás feliz durante más horas del día, y esa buena energía es la que permitirá que otras cosas buenas sucedan. Una buena energía rodeando tu estado de ánimo atraerá más cosas buenas para seguir mejorando tu autoestima y la percepción que tienes de tu propia vida y del entorno que te rodea.

5. Recapitula y destaca los aspectos positivos de cada día

Cada día es único, diferente al resto y repleto de acciones y actividades distintas entre sí. Antes de acostarte y empezar a reponer energías, dedica un tiempo a repasar todo aquello que terminó siendo positivo en tu día a día. Desde un buen momento con amigos hasta un trabajo bien hecho. A medida que sumes pensamientos positivos, será más sencillo aumentar tu autoestima y estar cada vez más cerca de ser feliz.

Por último, un consejo que forma parte del sentido común pero que es la base de lograr una buena autoestima: quiérete a ti mismo/a. Esto hay que remarcarlo siempre, porque el amor propio y la autoestima son la forma en la que nosotros mismos nos percibimos y nos defendemos de aquellos que disfrutan hiriendo al prójimo y haciéndolo entristecer.

Sentir miedo al rechazo

En determinados momentos de nuestras vidas podemos pasar por diferentes situaciones que debemos enfrentar, en muchos casos podemos sentir que no tenemos los recursos necesarios para afrontarlas y, por muchas causas, se provoca en nuestro interior una herida cuyo dolor seguirá en el futuro.

 

 

Pasan los años y en la adultez la herida se vuelve a abrir a aparecer frente a distintas situaciones, generalmente enmascarando algunos miedos, lo que generar que tengamos determinada manera de actuar frente a algunas circunstancias de la vida.

 

Uno de los miedos que, más frecuentemente, puede sentir una persona es el temor a ser rechazados. Esto se refiere a las personas más queridas y, en algunos casos, la persona no llega a diferenciar entre los que tienen más apego y los que son desconocidos. El temor o miedo al rechazo se manifiesta ante todos sin que existan distinciones.

La idea negativa de uno mismo puede aparecer como consecuencia de las burlas o de las críticas de otros, pueden ser por tener algún defecto físico, provocando que la persona termine teniendo una baja confianza que genera que el estado emocional depende de manera continua de la opinión de los otros y en ningún caso de sí mismo.

 

Cómo es una persona que tiene miedo al rechazo

A continuación mencionaremos algunas de las características de las personas que tienen miedo al rechazo. Estas personas no manifiestan interés u opiniones, especialmente si estas difieren de las opiniones o comentarios de los demás.

Se muestran muy ansiosos frente a las opiniones ajenas. Carecen de habilidades para dejar de lado situaciones que nos les resulta placentera. Puede suceder que se sienten incómodos ante situaciones que no lo reconocen, de esta forma su insatisfacción o su frustración solo la demostrará en un ámbito privado, pero nunca ante la mirada de los demás.

Son personas que se muestran de una manera que busca satisfacer la mirada de otras personas evitando verse auténticos, tienen problemas para llegar a expresar lo que sientes, no manifiestan sus necesidades ni mencionan lo que les gusta o disgusta.

Problemas para mostrarse tal y como son, lo que genera que tengan un comportamiento poco natural o aparentan estar ausentes, con problemas para aportar algo a la situación que atraviesan.

Suelen tener pensamientos obsesivos sobre la manera en que deben actuar o comportarse frente a otras personas de tal forma que pueden estar meditando o dudando sobre esa situación por mucho tiempo.

Se muestran siempre pendientes del reconocimiento o aprobación de los demás para lograr estar bien consigo mismos. Siempre permiten que los otros tengan un mayor poder sobre las decisiones, incluso cuando solo les importa su persona, preguntando y averiguando de esta forma como lo harían finalmente copiar sus actuaciones.

Cómo superar el miedo al rechazo

Para superar el miedo al rechazo es importante trabajar en primer lugar para tu autoestima. Las personas que tienen una autoestima alta no permiten que los demás decidan por ellos. Pueden cuestionar libremente lo que los otros piensan, pero siempre toman la decisión necesaria bajo su propio juicio.

Con esto no queremos decir que no les importa la opinión de los demás sino que esta opinión no llega a determinar el camino que seguirán en su vida.

Un punto clave para las personas con miedo al rechazo tienen que aprender a trabajar y desarrollar su asertividad. Aprender a defender los derechos, las necesidades y sus propias ideas, comprender u entender lo que se necesita en cada momento y poder trasmitirlo a otras personas, no solo te permitirá sentirte más satisfecho consigo mismo sino ayudar a mantener relaciones más sanas.

El miedo al rechazo puede aparecer desde edades muy temprana y puede seguir hasta edades adultas, es importante, si se tiene la sensación de no salir de estos sentimientos, pedir ayuda a un profesional.

Cómo Actuar con Alguien que Te Desvaloriza

Nadie te puede infravalorar si tú no te dejas, es decir, si tú eres consciente de tu propio valor personal entonces, tienes el criterio suficiente para no tolerar actitudes injustas en los demás.

En ocasiones, cuando dudamos de nosotros mismos somos más vulnerables ante la posibilidad de caer en las redes de relaciones tóxicas que son veneno puro a nivel emocional.

Pero además, si cuando alguien te dice algo que te hace sentir infravalorado en el trabajo, por ejemplo, tú eres capaz de marcar distancia respecto de esa afirmación sin dejar que el comentario externo te haga dudar de tu propia verdad, también estás en el camino de la superación personal. El valor del entusiasmo es inmenso.

Cómo tener un criterio propio

1. Cuando sientas que una persona te ha humillado no te guardes el malestar y expresa de forma asertiva tu punto de vista sobre un tema en concreto. La realidad es que es más difícil ser asertivo cuando te sientes humillado. Para no perder las formas en una situación así, evita responder a un ataque con otro ataque.

2. En el caso de que se trate de una persona de tu confianza quien ha herido tus sentimientos es importante que mantengas una conversación tranquila para aclarar el enredo porque puede suceder que el otro no quisiera decir eso exactamente. Con frecuencia, el malestar surge de un mal entendido.

3. No cometas el error de convertir una actitud de este tipo en la excusa para demostrarle a ese alguien que se equivoca. Deja que cada quien cargue con sus propios errores. No es tu papel demostrarle a todo el mundo que eres una persona con talento. De hecho, por mucho que te esfuerces, siempre habrá gente que dude de ti. Por tanto, céntrate en gustarte a ti mismo y en sentirte bien contigo mismo.

4. Date permiso para sentirte herido porque no es agradable hacer frente a este tipo de situaciones. Pero no te quedes estancado en esa anécdota y pasa página cuanto antes porque la vida es mucho más.

Cómo Superar el Síndrome del Espejo

Consejos prácticos para superar el síndrome del espejo y dejar de sufrir por complejos físicos.

Cómo Superar el Síndrome del Espejo

Vives rodeado de espejos que te muestran la proyección de tu propio físico. Espejos en casa, espejos en las tiendas de ropa, puedes observar tu reflejo en los cristales de los escaparates… Y ahora, por si esto fuera poco, también puedes observar tu propia imagen constantemente en forma de selfie en Instagram.

Esta sobreexposición a la propia imagen en una sociedad en la que la presión estética es tan notable puede llevarnos a lo que se conoce como el síndrome del espejo si adoptamos una actitud negativa hacia nosotros mismos.

Características del síndrome del espejo

El síndrome del espejo, al más puro estilo de la madrastra de Blancanieves, muestra la obsesión con la propia imagen corporal. Pero, lo más significativo en este tipo de situación, es que la persona tiene una visión distorsionada de sí misma. Exagera sus defectos y no valora su belleza.

El modo en el que nos relacionamos con nuestro propio cuerpo influye en los vínculos que establecemos con los demás y en la actitud que adoptamos ante la vida. Una persona segura de sí misma, se siente bien en su propia piel. Por el contrario, quien arrastra conflictos en torno a este tema, reprime conflictos y malestares.

El cuerpo es una parte muy importante de nosotros mismos. Es la parte física que nos acompaña en todo momento. En la era de las nuevas tecnologías, este síndrome del espejo también está muy condicionado por la propia influencia negativa de las redes sociales donde muchas chicas son víctimas de comentarios destructivos. Y en algunos casos, pueden terminar creyendo aquello que otros dicen de ellas.

Recuerda la historia del Mito de Narciso. El joven que murió ahogado en el río porque estaba enamorado de su propio reflejo.

Cómo superar el síndrome del espejo

  • 1. Actitud crítica con las revistas de moda. Disfruta de estas publicaciones pero teniendo claro que la imagen que muestran no es real. Estas revistas muestran un único prototipo de belleza, sin embargo, en la vida real, existe una diversidad de formas y cuerpos.
  • 2. Superar los complejos. Si tienes algún complejo, haz algo por afrontarlo. Haz algo que te ayude a relacionarte mejor con este aspecto de tu propia anatomía. ¿Por qué te focalizas solo en este punto? Intenta observarte a ti mismo de forma integral.
  • 3. Ríete de ti mismo. Cuando ríes, tu propia expresión facial cambia por completo, pero también, tu propia perspectiva de una situación. Aprende a relativizar.
  • 4. La belleza trasciende a lo físico. Resulta un tópico decirlo pero es cierto. Lo que realmente te enamora de otra persona es su actitud. Una persona con una actitud emocional de optimismo, alegría e ilusión, irradia una belleza propia. Por el contrario, una persona muy guapa pero insegura o que no da valor a otros aspectos de su personalidad, no tiene ese carisma.

El espejo debería ser tu aliado, no tu enemigo. Por tanto, sé fiel a la autenticidad que mueve tu vida dando las gracias cada día a ese cuerpo que te mantiene en pie.