Audiolibro: 101 formas de transformarse – W Dyer

 

En este audiolibro el Dr. Wayne W. Dyer le ofrece 101 maneras de hacer su vida más satisfactoria y agradable. Le encantará escuchar los pensamientos de transformación.

Tema principal: el poder creativo del pensamiento y como cambiando estos podemos cambiar nuestras vidas.

El doctor Wayne W. Dyer (nacido el 10 de mayo de 1940 en Detroit, Míchigan) es un escritor estadounidense de libros de autoayuda.

Este video contiene muchas ideas valiosas sobre la convivencia conmigo mismo, con los demás y con Dios.

Es recomendable que se estudie una por día o quizás 10 debido a si las escuchas todas rápidamente no podrás aprenderlas y mucho menos ponerlas en práctica, este es el tipo de libro que tienen que ser digeridos, absorbidos y masticados.

Cada una de estas 101 formas deben ser analizadas para luego reflexionar sobre cómo ponerlas en práctica. La base principal de Wayne Dyer para crear este libro fue el amor, pues la mayor parte del libro es sobre como estar en paz con los demás y como demostrar amor incluso a las plantas, este audiolibro te lleva a un estado de paz bastante impresionante.

Es un audiolibro que no querrás escucharlo sólo una vez… Si alguna vez te faltan ánimos para hacer algo te recomiendo ver y escuchar este video pues sus enseñanzas son invaluables y sus beneficios por igual.

A mi parecer Wayne Dyer es uno de los maestros más grandes de la psicología humana y filosofía.

 

Audiolibro: Amate a Ti Mismo – Louise Hay

Louise Hay afirma que primero hay que diferenciar lo que deseamos de lo que verdaderamente necesitamos para ser felices, luego tener compromiso y entrenarse. La vida de la escritora y oradora estadounidense, es un buen ejemplo de lo que puede sucederle a uno cuando cambia la manera de pensar: ella pasó de ser una niña maltratada, que creció en la pobreza, con muy poca autoestima y múltiples problemas, a convertirse en una mujer conocida y capaz de ayudar a otros.

Si te atreves a hacer este cambio te proponemos seguir sus 10 reglas para aprender a AMARTE.

 

 

 

EL PODER DEL PENSAMIENTO

Decimos que los pensamientos se anteceden a los hechos, esto está claro, primero pensamos y luego ejecutamos lo que hemos pensado.

También reconocemos el poder de la mente.

La mente es como una sustancia, casi diríamos como una onda electromagnética generada por el cerebro humano cuyos átomos tienen cargas eléctricas, dinamizadas — sino simplemente ver los encefalogramas—por el sentimiento, que también es otra sustancia, y que los dos elementos concluyen siendo la conciencia de cada ser humano.

Cada hecho que producimos provienen de esos dos elementos: mente y sentimiento; la mente es el vehículo, el sentimiento es el motor, la energía.

Cuando nosotros escuchamos por radio, o vemos por televisión o de un vecino que nos dice que un empresario o banquero hizo una maniobra no buena para beneficiarse con unos millones de pesos o dólares, las gentes lanzan un rosario de palabras condenando ese hecho y a la vez toda clase de denuestos por el hecho y también para el ejecutor, con nuestra actitud (también negativa desde el sentimiento) lo que estamos haciendo es fortalecer ese campo o clímax de tenor negativo, favoreciendo a la prosecución de los hechos para otros actos similares.

Pero si analizamos en paz, vemos que el ejecutor / res, realizó ese hecho porque estaba viviendo en una atmósfera proclive para esa clase de falta o delito, lo que denominamos «momentum», egregora o clímax de tenor negativo.

No vamos a descubrir ahora el poder de la oración hablada como también el pensamiento en silencio, por eso sugerimos que cuando nos encontramos con estos hechos negativos no nos asociemos a los improperios de nuestros circunstancial vecino o al escuchar por radio o ver por televisión, sino rechazar mentalmente o con palabras habladas toda manifestación negativa y poniéndonos en positivo, orar en voz o en silencio, con un texto acomodado a las circunstancias, mas o menos así

YO SOY rechazando las manifestaciones sin Luz de esta persona (o esta noticia si es por radio o TV), yo solo acepto y manifiesto Paz, Amor, Verdad, Perdón y Misericordia para estos hechos. Amado YO SOY , Amado YO SOY, amado YO SOY.

Con esto seguramente no estaremos energizando las manifestaciones del clímax que estamos viviendo, y si todos hiciéramos lo mismo mucho antes de lo que pensamos se habrá cambiado todo y habremos entrado en una senda de paz, progreso y armonía.

No pensemos que si yo hago y los demás no hacen, esto no cambia, pero menos va a cambiar si en vez de pedir ayuda a la Divinidad fortalecemos el clímax negativo.

Además es Ley Universal que la demanda (nuestro pedido) exige una respuesta.

La Ley de Dios nunca falla.

El pensamiento y el sentimiento.

En Química se denomina precipitación a una reacción en la cual intervienen dos o mas elementos, que al mezclarlos, de la misma reacción deviene una tercera condición.-

En la Alquimia, ciencia quimérica de la antigüedad se buscaba la transmutación de los metales en oro.-

La precipitación de que hablamos ahora y con sentido metafísico es una verdadera alquimia, pero de los elementos en su estado original en el gran almacén del Universo y como por arte de magia , como un ilusionista humano que realiza esas transformaciones físicas con elementos físicos precipita algo nuevo y mejor. No, ahora estamos hablando de otra cosa mucho mas importante.-

La alquimia metafísica trata de transmutar todo lo malo que hay en el ser humano en bueno, positivo. Es lo que debe hacer el ser humano para transformarse en un Maestro Ascendido, los cuales ya no actúan más regularmente en este plano sino en el plano metafísico.-

Esa transformación o transmutación que hacen los Maestros Ascendidos, por ejemplo, mediante un deseo y una fuerte voluntad de Bien, atrae los elementos con la mente y se precipita en el plano visible. En todo esto el factor decisivo es el sentimiento.

La Precipitación es una de las actividades de menor importancia en la Gran Verdad del Ser, ésta como dijimos viene del Suministro Universal Omnipresente y existe en todo lo que nos rodea, uno lo lleva a cabo cuando lo dirige o impulsa su Dios interior.

Tanto mas intenso es el sentimiento dentro del deseo de realizar, más rápido se cumplirá ese deseo.

Pero ese deseo puede estar teñido de negativismo, de maldad, de odio, haciéndolo así, el resultado será la discordia, la obstrucción, el fracaso.-

Dios creó la Perfección y la revistió e invistió en cada hijo de su creación con el mismo Poder, nos creó a su imagen y semejanza, y la única razón por la que no somos su imagen es porque no usamos la autoridad Divina. (Gen.l:26) .

Mientras no se esté derramando paz, bendición a toda la Creación, no se está cumpliendo la Ley del Amor, no significa esto que todos seamos sacerdotes de las iglesias, sino llevar y expresar a Dios en nuestro andar. Esto es así porque no nos reconocemos como lo que en realidad somos: Templo de Dios Viviente; y que este reconocimiento debe ser mantenido constantemente y eternamente y no a ratos o según nuestras conveniencias circunstanciales .-

En la actualidad la Humanidad corre de un lado a otro sin saber lo que busca y cuando a alguien se le extiende al alcance de sus manos lo que necesita para su paz no se acerca para recibirlo. La persona prefiere lo que entiende y decide.

Esto es una muestra del egocentrismo en que vivimos los humanos, y así seguiremos hasta que comprendamos y aceptemos que para que entre el Bien en el corazón y en nuestro mundo y nuestras vidas , debemos encontrar a Dios, que es el Dador de todo Bien.

Esto nos recuerda la anécdota de un peregrino, en la India, que iba caminando y recorriendo pueblos hasta que acertó pasar frente a una casa que tenía la apariencia de un Ashram habitada por un santo, éste le preguntó al peregrino.

–¿Estas cansado?, ¿Hacia dónde te diriges?

–Voy a la Meca.

–¿Y a qué vas a la Meca?

–Quiero encontrar a Dios .—le aclaró.

–Hijo mío, por qué vas tan lejos, si Dios está dentro tuyo.- fue la respuesta.-

Hemos hablado de la precipitación, pero para que ello ocurra hay dos factores que indispensablemente tiene que estar presente: el pensamiento y el sentimiento. Lo que uno piensa y siente (de sentimiento) lo atrae a la forma.

En lo que medites en ello te conviertes.- Donde está tu pensamiento ahí estás tú.-

Realmente esto es el uso y la práctica de la visualización . Pero para que esto ocurra el corazón ser debe vibrar en Amor, Alabanza al Creador y mantener su pensamiento y sentimiento en positivo con respecto a la salud, la Verdad, la Prosperidad, la Paz, el Suministro Divino (el Dios proveerá), la Libertad y cualquier cosa que sea necesario para el uso de cada uno.

Si constantemente sostenemos en nuestra conciencia el pensamiento y el sentimiento, se manifestarán indefectiblemente en el plano físico, porque está en acción eternamente la Gran Ley de Atracción Magnética .

Hay una condición que tenemos que comprender, no en el sentido de la lectura, en nuestra carne, en nuestra sangre, sino en la parte interna, de nuestros pensamiento y sentimientos.

Somos hijos de Dios, creados a su imagen y semejanza, y de la misma manera que un naranjo da por fruto una naranja, nosotros tenemos que asumir ESA responsabilidad, ese deber y ser co-creadores con Dios.

Analicemos más profundamente esta cuestión.

Si discutimos con un vecino, nuestras palabras no salen autogeneradas de la boca, sale porque las pensamos, y si hemos pensado en discordia es porque sentimos así: en discordia. Ambos atributos o facultades forman en realidad nuestra conciencia.

Volvamos al vecino; hemos discutido. ¿Pero qué es una discusión?. Un intercambio de palabras agresivas, ¿De dónde salen?. De nuestra falta de Amor, armonía, colaboración, amistad.

¿ Cuál puede ser el resultado?, odio, rencor, discordia, desastres, fracasos.

Ese mundo individual lo hemos creado nosotros para nosotros mismos.

La pregunta es: ¿Somos tan ciegos como para no darnos cuenta que estamos creando un mundo así?

Mientras uno detiene y mantiene sus pensamientos y sentimientos en esa calidad, no podemos esperar otra cosa que el cumplimiento de la Ley de Causa y Efecto, y estaremos forzando a que esas condiciones entren en nuestras experiencias de vida.

Hemos hablado de un vecino, que vale como ejemplo, si trasladamos eso a la manera de vivir en nuestra ciudad, nuestra nación, el resultado es un mundo de discordia.

Las situaciones negativas en negocios, en relaciones de cualquier actividad, viene a nuestra vida y mundo, a través de nuestros pensamientos y sentimientos. Entonces ¿Cuál es el medio para que nuestra vida sea un jardín florido con trinos de pájaros? Es ejercitarnos con la voluntad en cada acto por simple que sea, pensar en bien. Como consecuencia se obra bien. Así de simple.

Entre las actividades humanas un aspecto muy descuidado es el del sentimiento.-

Para que los pensamientos se conviertan en cosas hay que magnetizarlos con el sentimiento, este es motor que le da fuerza para que tome la forma que uno quiere.

PENSAMIENTOS RECURRENTES

Cómo podemos detener los PENSAMIENTOS RECURRENTES

En la siguiente entrada te brindaremos diferentes estrategias para que puedas, de manera efectiva,detener las obsesiones y los pensamientos que son recurrentes y que de una manera u otra te generan sufrimiento. Así podrás conseguir una muy buena paz mental.

Vamos a comenzar a darte un claro ejemplo, si tienes temor a estar enfermo o tienes miedo de contagiarte de algo puedes obsesionarte con la limpieza y evitar estar en sitios públicos. Algunas personas en las que el temor es profundo pueden llegar a provocarse lastimaduras en las manos de tantas veces que se la lavan al día.

Después de lavarse las manos aparecerá una calma que solo es momentánea e, inexorablemente, volverá a aparecer la angustia y la ansiedad. Podría estar sucediendo que el inconsciente te esté enviando falsos mensajes o mensajes que podrían tener diferentes significados dentro de un mismo pensamiento obsesivo.

Continuando con el ejemplo anterior podremos estar frente a un caso en que existe una obsesión por la limpieza, que termina generando culpa o algo que es difícil de aceptar. En el caso de que el miedo sea totalmente inconsciente por más que la persona se lave y se lave las manos el problema de base continuará. De ahí la importancia de tratar siempre las causas.

Para poder tratar los pensamientos obsesivos se tendrán que conocer las causas que llevan a tener este malestar emocional y sobre estos pensamientos obsesivos, una buena idea es trabajar desde ese punto. Si con el paso del tiempo no se puede superar la problemática lo ideal es consultar con un profesional en la materia.

Un punto clave es conseguir romper el círculo vicioso de la obsesión. Cuando se empieza a tener este tipo de obsesiones se podría estar empleando una lógica correcta para responder a preguntas equivocadas. Lo que lleva a perderte entre pensamientos buscando intentar controlar esta realidad angustiante de manera racional.

Para poder romper el círculo, además de tratar de descubrir el origen de los pensamientos será necesario profundizar en las causas que los provocan, así se podrá comenzar a tratarlos y superarlos.

Se tendrá que enfocar la atención de una manera voluntaria hacia otras cosas, así se podrá comenzar a desviar el pensamiento que molesta sin perder energías ni poner en peligro la serenidad. Una buena medida sería comenzar a practicar meditación o practicar mindfulness. Este tipo de actividad serán de mucha ayuda a la hora de tomar distancia de los pensamientos y despegarte de lo que genere ansiedad o malestar.

Deja de lado la frase ‘no quier pensar en..’ Cuantas más veces digas que no quieres pensar en determinado tema la respuesta inmediata del cerebro será pensar en eso. Es muy importante poder cambiar el enfoque y la atención para otras cosas. El mindfulness y la meditación van a ayudarte a dirigir de manera consciente la atención hacia algo que te atraiga, puede ser una actividad o una conversación con alguna persona, cambiar el contacto físico o poner el foco en algo más positivo.

Lo que te pasa podría imaginarlo como una balanza, si se pone toda la atención de un lado existirá un desequilibrio, pero si la atención se reparte aparecerá un equilibrio. Esto ayudará a equilibrar los pensamientos y descubrir un gran bienestar emocional.

El pensamiento como generador de emociones

¿Por qué sientes lo que sientes? ¿Cómo puedes manejar tus emociones cuando son negativas, desagradables o demasiado intensas? Si sabes que tu pensamiento es un generador de emociones y conoces sus mecanismos, tendrás una poderosa herramienta para manejarlas.

Las emociones humanas no son algo tan simple como para que podamos darles una explicación sencilla cuando nos preguntamos por su origen. Pero sí es cierto que existe un factor muy importante (aunque no sea el único) a tener en cuenta cuando te preguntas de dónde proceden tus emociones: se trata de tu propio pensamiento.

No existe una realidad objetiva que podamos percibir todos de la misma manera, sino que percibimos el mundo a través de un filtro formado por nuestros sentidos y nuestras interpretaciones. Si alguien te mira con el ceño fruncido puedes pensar que tiene algo contra ti e interpretar esa mirada como hostil. Pero tal vez lo que sucede es que esa persona está enfadada por algo que está pensando y que nada tiene que ver contigo. Tú has observado un suceso o acontecimiento (alguien te mira con el ceño fruncido), luego has usado tu pensamiento para hacer una interpretación y, finalmente, has llegado a una conclusión.

Pero aún hay más. Esa conclusión a la que llegas trae emparejada una emoción que variará en función de lo que pienses. Por ejemplo, puedes pensar:

Tiene algo contra mí, tal vez le he hecho algo que no recuerdo, creo que quiere hacerme daño y además es más fuerte que yo. En este caso es muy probable que la emoción que generen estos pensamientos sea miedo.

Tiene algo contra mí, tal vez le he hecho algo que no recuerdo y ahora quiere hacerme daño, así que si me busca me va a encontrar, yo soy más fuerte. En ese caso la emoción generada será de hostilidad.

No sé por qué me mira así, parece enfadado conmigo, esperaré a ver qué pasa. En este caso se produce un sentimiento de ligera preocupación y la persona se pone en guardia sin alarmarse demasiado.

Parece que me mira enfadado, pero no lo conozco, no hay motivos para que esté enfadado conmigo, tal vez simplemente está enfadado y tiene así el ceño todo el rato. En este caso, la emoción generada es más bien de curiosidad.

Como ves, el mismo suceso puede dar lugar a emociones muy diferentes según tu interpretación de lo sucedido. Por eso es tan importante saber usar bien el pensamiento y ser realista a la hora de hacer interpretaciones de la realidad, tratando de usar un pensamiento lógico, libre de errores de pensamiento y constructivo. Para hacerlo, a veces debemos cuestionar nuestras propias interpretaciones de lo sucedido, sometiéndolas a debate.

¿Cómo puedes saber cuándo estás cometiendo errores de pensamiento?

Esta respuesta es fácil: siempre que sientas emociones negativas especialmente intensas, existe una probabilidad muy alta de que estés pensando erróneamente y llegando a conclusiones falsas, poco realistas o exageradas. Esto no significa que siempre que te sientas mal, estás equivocándote. Las emociones negativas son normales y sanas, pues nos avisan de lo que va mal. Por ejemplo, puedes estar preocupado por algo de un modo totalmente realista. Pero si en vez de sentir preocupación sientes ansiedad (con temblores, taquicardia, sudoración, problemas para respirar, etc.) entonces sí es muy probable que estés pensando erróneamente… A no ser que te sientas así porque tienes un enorme tigre de Bengala en tú salón, lo cual no suele ser muy habitual.