Cómo reconocer a un manipulador emocional

Cómo reconocer a un manipulador emocional

Un manipulador emocional es alguien que maneja los sentimientos y emociones de las personas con las que se relaciona en su propio beneficio. La manipulación, al igual que la mentira, es una táctica social que todos realizamos en algún momento de nuestras vidas.

 

Ejemplo común de una manipulación “piadosa”

Te dejo una situación cotidiana en la que ocurre una manipulación leve:

 

Juan se encuentra con Alberto, un amigo cercano que hace tiempo que no ve. Alberto acaba de encontrar trabajo y ahora no dispone de tanto tiempo como antes. A Alberto le apetece quedar para ponerse al día con Juan y le dice:

-“¿Quedamos mañana a las 9 de la tarde y hablamos más mientras cenamos?”

 

Juan también quiere quedar, pero a las 9 de la tarde empieza el partido de fútbol y quiere verlo. Juan piensa que quedará mal al preferir ver un partido que quedar con su amigo. En lugar de ser asertivo y comunicar la verdad, Juan le dice:

-“A las 9 es un poco tarde ¿no? Lo digo porque mañana trabajas temprano y no quiero que vayas cansado por mi culpa.”

 

Juan parece ser empático y atento con Alberto, pero en realidad está manipulándolo porque cree que quedará mal si dice su motivo real. Estas situaciones son frecuentes y podrían considerarse “manipulaciones piadosas” porque no suponen un gran daño para nadie.

 

En el ejemplo anterior, Juan es una persona poco segura de si misma, que piensa demasiado en cómo lo ven los demás. Es una característica de una posible personalidad dependiente.

 

¿Quién no ha realizado alguna vez algún acto similar? Hay infinidad de situaciones en las que existe alguna manipulación sutil. Es algo que acompaña al ser humano desde que tenemos conciencia y razón. Lo que quiero decir es que alguien que realiza una manipulación puntual NO es una persona tóxica. Simplemente es una persona normal. El problema surge cuando una persona utiliza la manipulación con demasiada frecuencia y sin tener en cuenta el daño que causa a los demás.

 

 

Ejemplo de manipulación emocional grave

 

Aquí describo una situación en la que ocurre una manipulación grave:

Carla y Julia comparten casa. Ayer, Carla le dio 2 $ a Julia para comprar el boleto de tren. Julia, con las prisas, había olvidado el monedero en casa. Carla siempre es muy amable. Incluso a veces se ofrece a pagar el café que toman juntas.

Hoy Julia quiere hacer una pequeña compra y Carla se ha apuntado para acompañarla al supermercado de la esquina. Carla no tenía intenciones de comprar nada, pero en el supermercado recuerda que necesita un nuevo desodorante. Y ya que está allí, toma un champú y un gel porque pronto se le acabarán.

 

A la hora de pagar, Carla pone sus 3 cosas junto a lo que Julia va a comprar.

Carla piensa que siempre ha sido buena con Julia y que ya es hora de que le devuelva el favor. Por tanto, espera que Julia pague toda la cuenta. Julia se siente en deuda con Carla porque ella le ayudó ayer con el boleto de tren. A pesar de que el boleto costó 2 $ y los objetos de Carla cuestan 14 $, Julia se sentiría egoísta al pedirle el dinero y se ofrece a pagar toda la cuenta.

 

En este caso ya hay un daño psicológico. Julia se ve obligada emocionalmente a comprar lo que Carla necesita. Si no lo hace, es posible que sienta culpa y que se crea egoísta.

Por lo general, el manipulador (Carla) no manipula conscientemente. En lugar de ello, lo que ocurre es que Carla ha aprendido a manipular en todos los ámbitos de su vida. Es posible que haya tenido una infancia difícil o que haya tenido una madre tóxica de la que haya copiado estos comportamientos.

 

Leer más