¿Qué es la Fobia Social?

¿Que es la Fobia Social?

 

«Yo no podía aceptar invitaciones ni ir a fiestas. Cuando entraba a un lugar lleno de gente, me ruborizaba y sentía que todos los ojos estaban puestos en mí. Me daba vergüenza ponerme en un rincón pero no podía pensar en qué decir a nadie. Me sentía tan torpe que me quería ir.»

La fobia social es un miedo intenso de llegar a sentirse humillado en situaciones sociales, especialmente de actuar de tal modo que se coloque uno en una situación vergonzosa frente a las demás personas. Frecuentemente es hereditaria y puede estar acompañada de depresión o alcoholismo. Comienza al principio de la adolescencia o aún antes.

La fobia social afecta al 15 % de la población, es un trastorno de ansiedad altamente tratable

Situaciones temidas por personas que padecen Fobia social:

-Hablar en público
-Actuar ante una audiencia
-Escribir o firmar ante una persona
-Usar servicios públicos (bar, cine, baños públicos)
-Entrar a lugares donde hay gente sentada
-Mirar a los ojos del otro (sobretodo del sexo opuesto)
-Ser el centro de atención
-Participar en reuniones:
-iniciar una conversación
-mantener una conversación
-Proponer o acudir a citas
-Hablar con personas de autoridad
-Asistir a fiestas
-Hablar por teléfono
-Conocer gente nueva
-Hablar con extraños
-Dar o defender las propias opiniones
-Expresar desacuerdo
-Hacer una reclamación
-Hacer o aceptar cumplidos

Leer más

¿ Timidez ? … o ¿ Ansiedad Social ?

¿ Timidez ? … o ¿ Ansiedad Social ?

Timidez

 

Muchas personas pueden parecer tímidas, introvertidas o relativamente antisociales, en una primera impresión. Normalmente evitan la mirada a los ojos y hablan poco o en un tono muy bajo, evitando de esta manera ser el centro de la atención. Este cuadro de Ansiedad Social no es una seria debilidad o una característica de la personalidad. Es un Trastorno de Ansiedad y como tal, afecta la conducta, pensamientos y sentimientos. 

Es un trastorno muy frecuente, ocupando entre el 2° y 3° lugar en relación con el alcoholismo y la depresión. Las estadísticas indican que 13 de cada 100 personas sufren de este trastorno, en una proporción mayor de hombres que de mujeres.

Cuando hablamos de Trastorno de Ansiedad Social, nos estamos refiriendo a un cuadro que se caracteriza por un temor excesivo e irracional ante la posibilidad de sentirse evaluado negativamente por los otros en situaciones sociales.

La ansiedad se presenta ante ciertas situaciones bien definida. Algunos sienten un miedo intenso, solamente ante una determinada situación; como por ejemplo hablar en publico. En otros, la ansiedad hace su aparición ante diversas situaciones en las que temen que su actuación o desempeño pueda llegar a ser inadecuado o ridículo, como por ejemplo: ir a una fiesta, comer o beber en lugares públicos, rendir un examen oral y relacionarse con personas del sexo opuesto.

En general las personas que padecen este trastorno suelen ponerse anormalmente ansiosos cuando hablan con jefes o personas que para ellos pueden representar la autoridad, llegando hasta el punto de rechazar ascensos u otros reconocimientos, si esto implicara una mayor exposición a la situación que les provoca ansiedad; como por ejemplo tener bajo su responsabilidad un grupo de personas a quienes supervisar.

Estas personas tienden a subestimar sus propias capacidades y cualidades y magnificar la habilidad social o personal de los otros.

Habitualmente presentan dificultades para iniciar o mantener amistades, por lo que carecen o tienen un circulo restringido de amigos y conocidos, al margen de sus parientes próximos.

Con frecuencia, debido a la excesiva ansiedad previa ( ansiedad anticipatoria ), deciden a ultimo momento no concurrir a reuniones o compromisos sociales para evitar la incomodidad que les pudiera provocar, siendo expertos en encontrar excusas ( las cuales la familia suele hacerse cargo de transmitir), ocasionando enojo e incomprensión.

En situaciones formales estas personas suelen ponerse ansiosos e hipercríticos pensando por ejemplo ¿ Que estará pensando esa persona de mi? o ¿ Que se supone que debo decir después ?. 

Los niveles de ansiedad experimentados en dichas situaciones, pueden provocar el olvido de una serie de pensamientos ( mente en blanco ), ensalada de palabras, responder con monosílabos, comenzar a reír o quedarse mudos en momentos inapropiados. Esto se debe a que estas personas tienen una predisposición para cambiar la dirección de la atención hacia los otros y la situación, en lugar de dirigirla hacia sus propios sentimientos.

Las personas que sufren de Ansiedad Social tratan de evitar el riesgo de exponerse cada vez que les sea posible.

Como temores principales podemos citar: hablar en publico o ante una audiencia, hablar con personas de autoridad, ser el centro de atención, decir cosas sin sentido, ir a una fiesta u organizarla, tener que seducir a alguien o hacer una conquista sexual, participar en grupos; comer, escribir, hablar por teléfono mientras se es observado.

Ante la extrema ansiedad que disparan estas situaciones se desencadenan una serie de sintamos físicos tales como: rubor o ponerse colorado, transpiración excesiva, temblor, taquicardia, contracciones musculares, nauseas o molestias gastrointestinales, opresión estomacal, debilidad en las piernas, deseos frecuentes de orinar.

La persona reconoce la irracionalidad de lo que le pasa y tiene dos alternativas:

1- La evitacion.
2- La afrontacion de la situación con gran dificultad.

El núcleo familiar se encuentra inevitablemente involucrado. Con frecuencia se ve en la obligación de dar la cara, para excusar las ausencias de ultimo momento del familiar afectado o acompañarlo, actuando como elemento contrafobico. Al desconocer el problema, con frecuencia la familia actúa con hostilidad, presionando al familiar enfermo a enfrentar la situación temida, tildándolo de flojo o miedoso, lo cual empeora la situación.

Este trastorno trae aparejado como principales complicaciones asociadas el abuso de alcohol, drogas, psicofarmacos y depresión. Desempleo laboral, menor educación, déficit social, mayor dependencia económica, dificultades para formar pareja y eventualmente mantenerse en el matrimonio.
Se desprende de esto, el modo en que este trastorno empobrece la calidad de vida de las personas afectadas; y sin tratamiento puede llegar a convertirse en una enfermedad invalidante.

Dra. Andrea R. Sala
Psiquiatría, Psicología

Entendiendo y dejando las relaciones tóxicas

Entendiendo y dejando las relaciones tóxicas

 

 

Relaciones tóxicas son aquellas en las que de una manera u otra, una o ambas personas involucradas terminan lastimadas física, emocional o psíquicamente.

Como saber si estás en una relación tóxica

* Te da miedo o preocupación expresarte libremente
* Si lo pudieras poner en una balanza, pasas más tiempo sintiendo ansiedad o tristeza que felicidad y paz.
* Desconfías de tu pareja
* Tus estados de ánimo dependen de cómo esté tu relación
* Tienes momentos de inmensa rabia o desesperación
* Eres abusado-a verbal, sexual o físicamente
* Sientes que das más de lo que recibes

Entendiendo las relaciones tóxicas

Leer más

Creer en uno mismo!

Creer en uno mismo!

 

“Si no crees en ti mismo, nadie lo hará”, la autoestima y la imagen personal parten de uno, aunque muchas veces las construimos bajo lo que otros dicen de nosotros, sin importar que no sea verdad. Sin embargo, ¿cómo empezar a amarnos?

Gracias a lo que dicen los demás, dudamos de nuestras capacidades, actitudes, de nuestro comportamiento y perdemos la motivación. Por ende, nuestra autoestima baja y no encontramos motivos para actuar, seguir adelante persiguiendo nuestros sueños”, así lo afirma Chistopher Barquero, coach personal.

Que tu “luz” brille…

Confiar en uno mismo es una cuestión de iniciativa personal, determinación y resiliencia.Lo único que debes hacer es identificarlas y desarrollarlas, y para ello debes aprender a convertirte en tu propia inspiración. Tienes que  tomar el control de ti mismo y actuar con contundencia”, afirma Judi Jame, autora del libro El arte de confiar en ti mismo.

¿cómo empezar a creer en ti?

Leer más

¿Deseas levantar tu autoestima?

¿Deseas levantar tu autoestima?

 

Existen etapas de la vida en las que podemos sentir que nuestra autoestima está por los suelos y nos sentimos vulnerables ante cualquier circunstancia externa. Cuando los pilares de nuestro amor propio se debilitan, nuestra perspectiva de la vida también cambia. Es esencial cuidar de uno mismo, tener confianza en que la autoestima puede alimentarse poco a poco pero teniendo presente, por supuesto, que este cambio no se produce en cuestión de un día. Y esto es lo más complejo en este tipo de situaciones: entrenar la paciencia.

Cuando una persona tiene su autoestima por los suelos se siente agotada porque los pensamientos negativos le desbordan. El autoconcepto que tiene de sí misma es negativo. Reconocer el punto de partida es esencial para evitar el autoengaño.

Cómo dar los primeros pasos

Leer más